Prueba

Porsche Panamera GTS: justo por debajo del Turbo

Luis Guisado

31/01/2012 - 12:09

El Porsche Panamera GTS ocupa el hueco que hay entre el Panamera 4S y el Panamera Turbo, pero es el más deportivo de todos. Tiene el motor del primero, pero con 430 CV, y la estética del segundo.

El Porsche Panamera GTS, que se presentó en el Salón de Los Ángeles de 2011, se coloca en el hueco que queda entre el Panamera 4S y el Porsche Panamera Turbo. Dicen en Porsche que por dinámica está muy cerca del modelo turboalimentado, pero yo creo que es el más deportivo de todos, ya que utiliza el V8 de 4,8 litros atmosférico del Panamera 4S con la potencia aumentada hasta los 430 CV.

Como no podía ser de otro modo, la gestión del motor está orientada a ofrecer una sensación mucho más deportiva, pero además se ha trabajado en la optimización del intercambio de gases: tiene dos tomas laterales en el frontal con una trampilla. Hasta 3.500 rpm permanece cerrada, pero a partir de ahí se abre y deja entrar más aire a los cilindros. Aquí tienes el vídeo que explica este sistema:

El Panamera GTS es muy parecido al modelo turboalimentado (aquí tienes un vídeo del Porsche Panamera Turbo). Los faros bixenón con parábola oscurecida utilizan las luces de día con cuatro puntos de luz y si lo miras por detrás te encuentras con el alerón retráctil del Turbo que está pensado  para generar un apoyo adicional a altas velocidades. Por ejemplo, a partir de 205 km/h se coloca en una posición que aporta mucho más downforce al eje trasero, que por cierto está ensanchado cinco milímetros, con lo que irás más seguro si quieres apurar la recta de meta de cualquier circuito.


Con estos datos en la mano me acerco a un Panamera que los ingleses llaman Carmine Red (en España el Porsche Cayenne GTS ya lo utiliza y lo denominan Rojo GTS). Está aparcado en el pit lane del Circuito de Ascari. Como tiene de serie el paquete Sport Chrono que aparte del modo comfort y sport cuenta con el sport plus, activo el más radical. Actúa sobre la suspensión, el acelerador, el motor y el sonido.


Piso a fondo y el PDK (de serie) del Porsche Panamera GTS me sacude la nuca con contundencia en las primeras dos marchas. En cuanto engrano tercera toca frenar a fondo: en un santiamén voy a más de 120 y enfilo una curva cerrada a izquierdas en bajada. Piso de nuevo. Tercera, cuarta… El cambio introduce marchas con velocidad, la dirección lee mis pensamientos. Otra a izquierdas de radio medio me demuestra que el eje delantero se lleva de maravilla con los Michelin Pilot Sport HP que lleva esta unidad. Un ligero subviraje me demuestra unos modales exquisitos cuando la cosa se desmanda. El PSM trabaja suavemente y las estabilizadoras activas (PDCC) se afanan en no permitir la más leve inclinación. Cuentan con el PTV, que actúa como un autoblocante ultraelectrónico. Me acerco a la zona de curvas cerradas. Pienso que se le van a atragantar. Error. Se las traga que da gusto, sin inercias o mala maneras.

Lógicamente no es un Porsche Cayman R, pero puedes salir más que airoso de cualquier track day y volverte a casa tan tranquilo. Eso sí, siempre y cuando tengas 131.000 euros disponibles.

Para terminar, te dejo un vídeo de Walter Röhrl al volante del Porsche Panamera GTS en Ascari.


Lecturas recomendadas

Todo sobre Porsche

Porsche Panamera Panamera

Acabados de Porsche Panamera 2009 más populares:

Ver todos los acabados

La valoración de Auto Bild

8,7

Todo sobre Porsche Panamera

Buscador de coches

Más de Salón del automóvil de Ginebra 2012