Logo Autobild.es

Prueba del Porsche Panamera 2024: cómodo, rápido y con un punto desconcertante

Prueba del Porsche Panamera 2024

Sergio Ríos

Tomamos un primer contacto con el nuevo Porsche Panamera 2024, una berlina deportiva de lujo que sigue siendo una gran opción y que trae consigo interesantes sorpresas incluidas.

En los tiempos que corren, surge una pregunta ante la aceptación general de los SUV en el mercado: ¿tienen las berlinas todavía algo que hacer? En esta prueba del Porsche Panamera 2024 he descubierto que sí, ya que el modelo de la marca alemana acaba de ser actualizado y esconde más sorpresas de las que aparenta as simple vista.

El modelo de Porsche llegó en 2009 para hacerse un hueco entre las berlinas premium de corte deportivo y se podría decir que logró su objetivo. Unas 385.000 unidades se han fabricado desde entonces, pero este segmento ya no goza de la popularidad de antaño y ahora el objetivo está en destacar para poder competir contra los SUV.

Diseño e interior del nuevo Panamera

Para ello, la firma de Stuttgart ha creado una nueva versión del Porsche Panamera, la cual toma muchas de las claves de la pasada variante. Esto se puede comprobar con el exterior, donde se aprecia un estilo similar al que ya conocíamos, aunque hay cambios importantes en el frontal, con un nuevo paragolpes, faros y unas aletas más altas.

Por detrás también hay novedades, como un nuevo paragolpes y unos pilotos unidos que recuerdan a los del Porsche Taycan. Mientras tanto, por el lateral destacan especialmente las nuevas llantas, entre las que podrás optar por unas opcionales de 21 pulgadas que además cuentan con una tuerca central. 

Todo esto resulta en una apariencia general más deportiva que se puede apreciar a simple vista, pero no en el coche que voy a conducir. Todo esto lo he visto en una unidad situada en un estudio, pero voy a conducir un prototipo camuflado que disimula muchos de estos elementos con cinta aislante y prótesis pensadas para despistar. 

Esto es normal, ya que el coche no se ha dado a conocer en el momento en el que me voy a poner tras el volante. Por esta misma razón, el interior del Panamera 2024 que voy a manejar también está tapado con cinta aislante y telas que impidan identificarlo desde fuera, aunque es innegable que este es un habitáculo propio de Porsche.

En líneas generales, lo que me encuentro es similar a lo que ya vi en el actualizado Cayenne. Hay un cuadro de instrumentos digital curvo de 12,6”, una pantalla central de 10,9” y una del mismo tamaño para el acompañante que es opcional. Además, como en el SUV, solo es posible verla desde el asiento del copiloto para no despistar al conductor.

De nuevo, el selector de marchas pasa al salpicadero para dejar el túnel central con algunos mandos táctiles y físicos para aspectos como la climatización, lo cual no está mal. Eso sí, al igual que en el Cayenne, lo que menos me gusta es la desaparición del característico mando giratorio del arranque en favor de un botón que bien podría provenir de cualquier coche convencional del mercado. Una pena.

Un V8 PHEV con 680 CV de potencia

A pesar de esa pérdida de una seña de identidad de los modelos de la marca, al operar este genérico botón de arranque podrás activar los propulsores V6 y V8 que formarán parte de la gama de motores del nuevo Porsche Panamera. La versión más potente será la Turbo E-Hybrid que voy a conducir, con un V8 PHEV de 680 CV y 930 Nm de par.

En esta versión, el bloque térmico se acompaña de uno eléctrico de 140 kW y 450 Nm de par, así como de una batería de 25,9 kWh que te dará la posibilidad de rodar durante 90 kilómetros en eléctrico. Eso sí, si quieres prestaciones, podrás pasar de 0 a 100 km/h en 3,2 segundos y alcanzar una velocidad máxima de 315 km/h.

Todo esto es lo esperado en un coche así, pero la berlina de Porsche esconde algo más. Todos conocemos la suspensión PASM de la marca, pero una opción que define a este nuevo modelo es la llamada Porsche Active Ride, una suspensión activa que logra mantener el coche plano en todo momento. Ahora bien, ¿cómo se siente? Eso voy a comprobar ahora.

¿Cómo se conduce?

Prueba del Porsche Panamera 2024

Para esta prueba del nuevo Porsche Panamera voy a conducir dos versiones. Su mecánica es la misma, pero una unidad monta la suspensión de serie y la otra cuenta con la nueva que se ha desarrollado para este modelo. La idea es hacer la misma ruta con ambos coches en los alrededores de la fábrica de Porsche de Leipzig (Alemania) para comprobar sus diferencias.

El primer coche que conduzco monta la suspensión Porsche Active Ride y su presencia se nota antes de subirme a él, ya que veo cómo la carrocería sube 5 centímetros al abrir la puerta para facilitar el acceso. Esta es una de las razones por las que muchas personas optan por un SUV, así que esta berlina trae consigo esta función.

Tras acomodarme en el asiento del conductor, arranco y escucho rugir el motor V8 sin que se haga notar demasiado, pero permitiéndome notar su presencia. Es en estos primeros minutos al volante cuando noto la suavidad de su respuesta, en combinación con un nuevo cambio PDK en el que casi no se perciben los cambios automáticos al circular por ciudad.

Aun así, admito que lo que más capta mi atención no es esto, sino la suspensión. La carretera no es que sea especialmente lisa, ya que cuenta con varios resaltos y baches ocasionados por el constante tráfico de vehículos pesados en la zona. Sin embargo, apenas noto nada al conducir, ya que todas las imperfecciones se filtran de una manera sobresaliente.

Prueba del Porsche Panamera 2024

Siendo esto así en ciudad, en carretera la suavidad es aún mayor, pero este es un Porsche y también tiene que destacar su deportividad. Para ello, escogemos el modo de conducción más deportivo, el modo manual del cambio y paramos un momento antes de salir a fondo. Hundo el pie derecho y salgo disparado por los 680 CV envuelto en el espectacular sonido del motor V8.

A medida que suben las revoluciones y la velocidad, cambio de marchas de forma inmediata y olvido que este es un coche de unos 2.300 kg de peso. No lo parece con su forma de moverse, pero lo más sorprendente es su comportamiento. Lo normal es que, al acelerar a fondo, el morro se levante, pero aquí sucede absolutamente lo contrario.

Para que el coche esté siempre nivelado, la trasera es la que se levanta al acelerar, así como el frontal se eleva si frenas a fondo. De esta forma, la sensación al volante es difícil de explicar, ya que tu cerebro no lo asimila en un primer momento. Es como si algo fallara, como si la gravedad no estuviera haciendo su trabajo como siempre.

Lo mismo sucede en las curvas. Sí, sabes que las tomas rápido al mirar al velocímetro o al exterior, pero las inercias están muy disimuladas y no sientes que el coche apenas se incline. Esto, junto con una dirección muy rápida, te permite llevar un buen ritmo con muchísima facilidad al cabo de un rato.

Por supuesto, todo esto no quiere decir que el tacto deportivo también se pierda, ya que sigue percibiéndose una cierta firmeza en marcha y no se eliminan las sensaciones de la carretera ni todo lo demás. Simplemente está todo más disimulado de una forma peculiar y deberás adaptarte un poco a ella al principio.

Sea como fuere, si prefieres algo más tradicional, también tienes el nuevo Porsche Panamera 2024 con la suspensión PASM semiactiva, que rinde de maravilla. En este caso, eso sí, todo es mucho más familiar. Sigue siendo un coche cómodo, pero notas más los baches y las inercias. El paso de la Porsche Active Ride a esta suspensión se nota, claro, pero ambas son buenas opciones.

Así, se podría decir que esta versión más ‘convencional’ del Porsche Panamera es la que te va a dar una sensación más deportiva de conducción, te hará sentir más y no te dará ninguna sensación extraña. La alternativa es para los que buscan la máxima comodidad o probar algo diferente. En ese caso, no te vas a decepcionar.

Prueba del Porsche Panamera 2024

Precio y rivales del Porsche Panamera

Entre los precios del Panamera 2024, el más barato arranca en 125.102 euros, pero el más potente asciende a 198.800 euros. Entre sus rivales encontramos varios, como el Mercedes-AMG GT 4-door Coupé, que arranca en 156.989 euros. También está el Audi S6 por 92.740 euros o el RS7 por 157.820 euros si lo comparamos con variantes más deportivas.

Así, ¿logrará esta actualización ganarse su hueco en el mercado? Sin duda, la competencia es fuerte, pero esta sigue siendo una de las mejores opciones entre los coches premium con versatilidad y un marcado carácter deportivo. 

Valoración

Nota9

El Porsche Panamera sigue siendo una buena berlina de lujo con el característico nervio deportivo de la marca alemana. Sin duda, es un gran contendiente en su segmento.

Lo mejor

La respuesta y sonido del motor V8, el comportamiento en carretera y la autonomía eléctrica.

Lo peor

Su precio sigue haciendo que no esté al alcance de muchos.

Conoce cómo trabajamos en Autobild España.