Skip to main content

Prueba

Coches 4x4

Prueba Mercedes GLE 350d 4MATIC: el bestia de una familia bien

Prueba Mercedes GLE 350d 4MATIC
Nota

8

El Mercedes GLE es un SUV elegante a pesar de sus mastodóntincas proporciones. Es cómodo para viajar, pero no se 'arruga' fuera del asfalto.

El Mercedes GLE 350d 4MATIC de la prueba es un auténtico mastodonte con sus 4,8 metros de largo y, sobre todo, sus 2.252 kg de peso. Seré sincero desde el principio, no es el tipo de coche que me gusta conducir a diario por Madrid y la semana de la prueba he estado sufriendo de lo lindo a la hora de encontrar estacionamientos -y a la de pagarlos en la zona ORA- de la capital.

No te pierdas: El Mercedes GLE estrena paquete 'Night'

Sin embargo, cuando llega el fin de semana y lo ves aparcado frente a la puerta de casa, no puedes evitar que se te escape un suspiro de pena porque todos los planes que hayas podido hacer, te parecen pocos. Basado en la plataforma W166 que data de 2011, hace tres años Mercedes cambió su denominación (anteriormente ML), le dio un aspecto más moderno por fuera y, por dentro, lo dotó de más tecnología. 

Desde entonces, la mayoría de sus rivales se han modernizado bastante más, pero de nuevo te seré totalmente sincero al decirte que, en muchos sentidos, prefiero la mezcla de elegancia y robusta tosquedad que tiene este Mercedes

Vídeo: Anuncio Mercedes GLE Coupé en 'Jurassic World':

Empezando por su tapicería de cuero, que parece del mismo tipo del que se hacen las chupas de los viejos roqueros. Es verdad que los ingenieros y diseñadores de Daimler se lo podían haber currado un poco más a la hora de colocar la pantalla del salpicadero y que los ajustes de algunos paneles tienen holguras incomprensibles, pero en marcha, todo esto se te olvida por lo cómodo que es el Mercedes GLE

Suspensión neumática de serie

La suspensión neumática -de serie en este modelo- filtra casi totalmente las irregularidades de ese asfalto en mal estado, que sigue extendiéndose por las carreteras españolas. Esto ayuda mucho a viajar con el GLE con un grado de comodidad equiparable al de los mejores turismos. Si bien, debido  a su elevada carrocería, cuando hay algún pequeño bache, a los amortiguadores les resulta imposible evitar pequeños balanceos. 

La dirección es más que correcta -me encanta el volante de Mercedes y su tapizado- y el motor empuja con fuerza y suavidad, aunque las recuperaciones serían mejores si no hubiera que tirar de dos mil y poco kilos. Quizá sea por esto o, a lo mejor, para protegerla debido a la mezcla de su elevado peso y gran par motor (620 Nm), por lo que Mercedes ha optado por rebajar la velocidad de los saltos de la caja automática de nueve relaciones que equipa este modelo. Desde luego, en otros de Mercedes trabaja con mayor rapidez, aunque esto no llega a interferir en el confort en ningún momento. 

Sorpresa: buenos consumos

Quizá no todo el mundo que se compra un coche como este tenga en los consumos su principal preocupación, pero con este GLE, si no haces offroad, ni pisas el acelerador en las salidas, puedes circular en el día a día con menos de 10 l/100 km. En carretera, resulta más difícil no superar esa cifra, aunque por poco.

Me han sorprendido gratamente la capacidad de frenada, que proporcionan unos frenos realmente sobredimensionados y, aunque no disponga de cockpit digital, la cantidad de instrumentos con la que cuentas para ayudarte en la conducción, sobre todo al salir del asfalto.

Por eso, como te decía al principio, lo mejor de este coche lo encontré cuando llegó el fin de semana. Ahí, salvo que ya vivas en el campo, es donde cobra sentido conducir un modelo con la estupenda tracción integral de este GLE, que te permite toda clase de aspiraciones a la hora de plantearte una excursión. 

Vídeo: Lewis Hamilton se pone a los mandos del Mercedes-Benz GLE Coupé:

Y, de verdad, es ahí cuando puedes disfrutar de su colosal maletero y de todo su espacio para llevarte a tu familia -o lo que tu quieras- donde te de la real gana. ¿Nos vamos? 

Conclusión

Hace ya tres años que Mercedes decidió cambiar el nombre de su SUV de lujo de ML a GLE. Entonces, apostó por una carrocería con el nuevo frontal de la marca y mucho más aerodinámica y moderna. Por dentro este GLE sigue siendo más similar al modelo anterior, pero esto es lo único malo que puedo decir de este magnífico todoterreno camuflado de SUV de lujo. Por esta razón no le aconsejaría a nadie montar el paquete Sport+ que llevaba mi unidad de pruebas. 

Conclusión

Lo mejor

Frenada, suspensión neumática, consumos, comodidad

Lo peor

Ajustes salpicadero, paquete Sport+, recuperaciones

Más:

SUV

Y además