Logo Autobild.es

Prueba del Mercedes GLE 300 d: suavidad híbrida

Redacción AUTO BILD

Mercedes combina en el GLE 300 d un motor diésel de dos litros con electrificación de 48 voltios. Probamos esta versión de acceso. 

El Mercedes GLE es un SUV imponente de 2,15 metros de ancho espejos incluidos, y un interior correspondientemente espacioso: hasta 2.055 litros de equipaje, puede cargar hasta 665 kilos, y arrastrar remolques con un peso total de 2,7 toneladas.

Interior

Los cinco pasajeros a bordo disfrutan de las mejores condiciones de espacio en este Mercedes. En la parte trasera las plazas están bien contorneadas, tiene fácil acceso y mucho aire, tanto para las rodillas como para la cabeza.

Los asientos delanteros son cómodos, con calefacción eléctrica. Ofrecen un buen soporte lateral y una generosa superficie de apoyo.

El GLE rebosa de lujo, comodidad y seguridad electrónica. Asistentes como el de atascos o el útil reconocimiento de señales de tráfico con control de velocidad están a bordo sin cargo adicional.

Como en casi todos los modelos de Mercedes, el sistema de control MBUX gestiona y responde a los comandos y deseos de los pasajeros con brillantez. Y junto con las funciones táctiles, hay teclas de acceso directo para los menús y un panel táctil en la consola central muy necesario para el conductor, ya que los iconos en el lado derecho de la pantalla táctil tan ancha, por ejemplo, solo se pueden alcanzar si se inclina hacia adelante desde su asiento y estira el brazo.

Motor

Este motor bloque aparentemente pequeño bajo el capó imponente se desempeña bien. Porque el motor de cuatro cilindros de dos litros recibe apoyo de un sistema eléctrico de 48 voltios. 

 

La inteligente unión con el motor eléctrico le sienta bien al diésel. Responde de manera espontánea y genera una presión satisfactoria rápidamente. Además, arranca (en el marco de la función Start&Stop) casi imperceptiblemente y muy rápidamente, ... el automóvil pesado se pone en movimiento de manera muy agradable al salir del semáforo. 

Al mismo tiempo, el montaje del motor eléctrico directamente en el cigüeñal permite una transición elegante a la función de vela. Y los 7,7 litros consumidos de promedio en esta liga de dinosaurios pasan como buenos, pero en términos absolutos habríamos deseado aún menos.

Comportamiento

La suspensión neumática adaptativa con un gran rango de ajuste en la altura (¡excelente para todoterreno!) ofrece grandes reservas, ni los baches gruesos se transmiten como golpes al habitáculo.

Sin embargo, la amortiguación debería ser más fina. Mercedes ha ajustado el GLE tan deportivo y preciso que se vuelve algo nervioso y en malas carreteras, el ruido de los enormes neumáticos de 21 pulgadas con perfil 40 es excesivo para un motor de cuatro cilindros orientado a un viaje suave y prioridades cotidianas.

Factores para decidir la compra

Lujoso, espacioso, y con un motor diésel muy suave y con suficiente empuje gracias a su afinada hibridización. 

Valoración

Nota8

Lo mejor

Espacio, equipamiento, acabados, tecnología, suavidad y empuje del motor. 

Lo peor

Precio elevado, las ruedas tan grandes penalizan en parte su gran confort de marcha. 

Conoce cómo trabajamos en Autobild España.