Skip to main content

Prueba

Coches 4x4

Prueba del Range Rover L460 D350: disfrute total en carretera… y en el campo

Prueba: Range Rover L460 D350
Nota

9

Como diésel, el  Range Rover L460 D350 es un 4x4 puro y también un elegante compañero en viajes, con mucha tecnología. Lo probamos

El Range Rover L460 D350 es mucho más que un SUV, es un coche tremendamente versátil: eficaz en conducción offroad, confortable como una gran berlina y además, no consume demasiado. Y lo envuelve todo con un lazo de terciopelo. 

Lo afirmamos en esta prueba: ningún otro todoterreno XL hace frente a las demandas diarias, el estrés de los viajes de larga distancia, la tortura del terreno y el terror de la ciudad con tanta solidez y dignidad como este gigante de Land Rover

VIDEO

VÍDEO: Range Rover 2022, ¿es suficientemente seguro? Lo comprobamos...

Diseño: madera de nogal, aluminio, cuero anilina y pantallas XL

Tomamos asiento y nos maravillamos: rico cuero de anilina, bonita madera de nogal, finas costuras dobles: al mismo tiempo, las dos pantallas grandes "modernizan" este interior de elegancia tradicional. 

Y es que está elegantemente concebido y, sobre todo, cuidadosamente ensamblado, sin ruidos de ningún tipo. 

 

También excelente: el conductor puede configurar su pantalla variable con instrumentos redondos clásicos. El monitor principal en la consola central acomoda la mayoría de las funciones del D350, pero eso sí, las opciones de configuración para el vehículo y multimedia están ocultas detrás de innumerables mosaicos digitales. Nuestra recomendación incondicional aquí: ¡Lee atentamente las instrucciones de uso!

Otra cosa que no nos ha gustado mucho es que Range Rover ha montado la pantalla demasiado baja; para pulsar los íconos en la mitad derecha, el conductor debe estirarse y liberarse de su respaldo.

El consuelo viene de los asientos. Incluso si el ajuste (en parte a través del menú) es innecesariamente complicado, difícilmente se puede entronizar uno más cómodamente. 

Los grandes asientos con suaves acolchados en las cubiertas y una base fabricada con precisión brindan un excelente soporte sin ser demasiado tensos. Esto también se aplica a los asientos exteriores de la segunda fila. Atención: a pesar de la reducción automática de la altura de la carrocería, hay que estirarse bastante para subir al automóvil.

Asientos Range Rover

El sistema de cámaras: espectacular

A cambio, el conductor disfruta de una visión general inesperadamente despreocupada, apuntando a la situación del tráfico por encima del capó angular, casi horizontal. 

Un espectacular sistema de cámaras también ayuda a maniobrar el barco, que tiene más de cinco metros de largo, incluso en los huecos más pequeños. 

Cockpit Range Rover

El Range Rover localiza los enganches de remolque con la misma fiabilidad a través del soporte de vídeo y, opcionalmente, ayuda a maniobrar utilizando el control giratorio de la consola central para conducir como un mando a distancia: una diversión enormemente útil.

Comportamiento del Range Rover L460 D350

Todas las ayudas a la conducción están igualmente bien pensadas. La tecnología admite tanto excursiones todoterreno (p. ej., corrigiendo la altura de la suspensión neumática o controlando la profundidad del agua al vadear, aquí son posibles 90 centímetros) como maniobras dinámicas.

El ESP es preciso, la estabilización antivuelco mantiene el “castillo inglés” casi en posición vertical incluso en la tormenta de curvas alternas conducidas rápidamente de esta prueba, la tracción es proporcionada con tesón por un chasis apoyado por diferenciales activos en todas partes.

Morro Range Rover

Por supuesto, el 350 también sabe acelerar, y cómo: los 700 Nm de par motor del V6 biturbo diésel apenas tienen problemas para llevar a esta mole a gran velocidad a pesar de un peso en vacío de más de 2,7 toneladas.

Y siempre tranquilizadoramente y sin esfuerzo. Gran parte de esa conducción segura rezuma de la suspensión de la D350 HSE. El Range filtra todo tipo de irregularidades sin despeinarse. 

El motor nunca es demasiado ruidoso al acelerar, su cambio automático ordena las marchas con una calma inquebrantable, el tacto de la dirección -cuando se conduce despacio más ligero, a alta velocidad notablemente más duro- a pesar de la poca sensibilidad, encaja perfectamente con el gran SUV.

Lateral del Range Rover

La sensación algo blanda del pedal de freno también entra en esta categoría. Todo fluye, todo transcurre sin problemas, tiene una relajación que combina con cierto dinamismo. 

El sistema de propulsión y el chasis están bajo capas y capas aislantes, nada se inclina o funciona de forma incómoda durante el funcionamiento. Incluso el portavasos en la consola central sostiene las latas a través de tres pequeños cojines de aire de goma, manteniéndolas en posición vertical sin juego ni traqueteo.

Pantalla del Range Rover

En resumen: este automóvil cuida a los pasajeros y a una lata de Pepsi con la misma prudencia. 

Para acabar, una peculiaridad: el mecanismo de plegado de las plazas traseras. Accionado eléctricamente, debería quedar plano, y no lo hace del todo. Además, el mecanismo funciona inesperadamente lento y transmite mucho esfuerzo mecánico. Pero es un pecadillo venial: el Range Rover no podía ser tan perfecto. 

Conclusión

Lo mejor

Comportamiento, lujo, tecnología, consumo, potencia

Lo peor

Precio elevado, pero eso es asumible en un coche como este

Ver otros acabados de Land Rover Range Rover
  • Precio

    170.650

  • Tipo de Motor

    Híbrido

  • Cilindrada

    2.997 cc

  • Par motor

    700 Nm /3.000 rpm

  • Potencia Conjunta

    350 cv /4.000 rpm

  • Cambio

    Automático

  • Tracción

    Integral

  • Capacidad maletero

    818 L / 2.176 L

  • Aceleración 0-100

    6,3 s

  • Velocidad máxima

    234 km/h

  • Consumo oficial

    7.9 l/100km

  • Garantía

    5 años o 100.000 kilómetros

  • Tipo de combustible

    Diésel

Y además