Prueba

Coches 4x4

Con el nuevo Mercedes Unimog... ¡Por la ciudad!

Luis Meyer

Mercedes ha modernizado su Unimog. En esta prueba urbana demostramos lo bien que es capaz de desenvolverse en terrenos ajenos.

Ok, a priori parece que nos hemos vuelto locos. Nos hemos ido a Alemania a probar el nuevo Unimog U5023 de Mercedes, ese camión enorme capaz de pasar por los terrenos más difíciles, con 900 Nm de par y en torno a las siete toneladas a sus espaldas. Pero en este caso –y ahí radica esta locura- no nos vamos a probarlo por carretera o por pistas de tierra, sino a un terreno, en principio, mucho más difícil para esta mole: el centro de Hamburgo.

¡No te pierdas el Mercedes Unimog más radical de todos los tiempos!

Y no ha sido una experiencia dramática, más bien al contrario: la dirección es bastante imprecisa, pero mucho más ligera de lo que esperábamos. El cambio inserta las marchas con un movimiento de dedo o de forma automática. Y las cámaras de la zaga y el morro ayudan en las maniobras. Todo muy moderno, para un vehículo de trabajo como este. Más aún si tenemos en cuenta que esta última generación incluso cumple con la normativa Euro 6 de consumo y emisiones.

Es increíble que un gigante de cuatro cilindros como este, con 5,1 litros de cubicaje, sea capaz de circular de forma tan poco contaminante. Y además de todo esto, gracias a una nueva disposición del motor y la transmisión el conductor goza de más espacio y confort en la cabina. ¿Todo nuevo, entonces? No, todo no: en su fuero interno, el U sigue siendo un veterano. Un camión capaz de desenvolverse en carretera gracias a su velocidad máxima de 90 km/h, y por cualquier terreno fuera de ella gracias a sus medidas de apenas seis metros de largo y a su considerable altura respecto al suelo.  Es capaz de vadear a profundidades de hasta 1,20 metros, subir pendientes del 100% (¡!!!) y todo ayudado por un eficaz diferencial bloqueable que se encarga de repartir la fuerza a los neumáticos con perfil 365, además de un dispositivo de aire a presión para sacarlo de los huecos más difíciles.