Skip to main content

Prueba

Prueba BMW i3s, lo más del i3

Nota

7

Corre que se las pela sin hacer ruido...

Prueba del BMW i3s, el más rápido de la gama. ¿Ya han pasado cuatro años desde que BMW lanzara su i3 al mercado? Pues sí. Y por eso, le tocaba ya un lavado de cara a este llamativo coche eléctrico. 

Los de Múnich no han tenido que hacer mucho con su estética. Sigue siendo un coche que polariza opiniones, aunque todos coinciden en que su carrocería es de todo menos discreta. ¿Qué han modificado? Poca cosa: con unos nuevos paragolpes delante y detrás les ha bastado. Al menos, para el i3 normal. Lo cierto es que en este tiempo muchas marcas han lanzado sus propuestas en esta categoría, pero la de BMW fue tan osada y futurista en su momento, que el i3 sigue siendo el modelo más innovador desde el punto de vista del diseño, se mire como se mire. Las novedades, y ahora me ciño al i3s, tampoco están en el incremento de potencia de su motor, que sube en 14 CV hasta los 184. Ni en los 20 Nm de par extra. No se notan. De hecho, acelera exactamente en el mismo tiempo que el i3 normal. 

BMW i3s, con chasis rebajado

Lo que marca la diferencia en realidad es el chasis. El i3s, en comparación con la variante normal del i3, va ahora más bajo (10 milímetros), y las vías se han ensanchado en 40 milímetros, algo que se reconoce al primer vistazo debido a sus pasos de rueda más prominentes. 

Suena a poco... Hasta que te pones al volante. Porque el i3s se ha vuelto tan ágil y manejable como un Mini (una marca que pertenece a BMW, por cierto). Gira con total espontaneidad y es tan directo que da la impresión de que te lee la mente antes de que muevas el volante. Además, gracias a sus ruedas más anchas (aunque delante siguen los estrechos neumáticos de 175), ya no es tan subvirador como antes. 

BMW i3s

Aun con todo, se nota que el i3 ya está algo entrado en años, porque otras marcas, como Opel o Nissan, prometen autonomías de hasta 500 kilómetros en sus respectivos modelos eléctricos y BMW sigue hablando de 200 kilómetros. La buena noticia es que es una cifra inusualmente honesta para lo que se estila en este sector, porque se acerca mucho a la realidad. Con todo, el modelo se queda atrás como un viajero de media distancia. Y es que la moderna competencia ha sabido hacerlo mejor en este aspecto en los últimos tiempos. 

No te pierdas: todo lo que debes saber del coche eléctrico

En cuanto al precio, no te va a sorprender: el i3s cuesta, como poco, 41.850 euros. Y eso es mucho dinero para tan poca autonomía.  

Conclusión

Lo mejor

Prestaciones y capacidad de aceleración impresionantes

Lo peor

Autonomía limitada si abusas del pedal del acelerador

Lecturas recomendadas