Skip to main content

Práctico

Motor

Vehículo híbrido: ¿qué debes saber?

vehiculo hibrido
¿Qué debes saber de los vehículos híbridos? Ventajas y desventajas, tipos de vehículos híbridos, motorizaciones, su impacto en el medio ambiente…

Los coches híbridos son una alternativa a medio camino entre los vehículos tradicionales con motor de combustión interna y los coches eléctricos. De hecho, combinan lo mejor de dos mundos, tanto la movilidad 100% eléctrica como las prestaciones y la autonomía de un motor térmico. Por esa razón, hoy vamos a analizar todo lo que debes que saber de los vehículos híbridos.

Los 20 mejores coches híbridos para 2021

Lo cierto es que los vehículos híbridos no son un invento reciente. Toyota es la marca que se encargó de democratizar esta tecnología en el mercado de los coches de producción desde 1997, cuando se introdujo en el mercado la primera generación del Toyota Prius. Ahora, casi 25 años después de este hito histórico, el vehículo híbrido se ha abierto camino entre la mayoría de fabricantes como una solución para, poco a poco, ir dejando atrás los coches con motores más tradicionales.

Vídeo: cinco coches híbridos interesantes para comprar:

Ventajas y desventajas

Para conocer mejor qué es un coche híbrido, analicemos cuáles son sus principales ventajas:

  • Capacidad para desplazarse utilizando tan solo energía eléctrica gracias a su motor y a la batería híbrida que le suministra energía.
  • Está demostrado que ayudan a reducir tanto el consumo de combustible como las emisiones de partículas contaminantes. 
  • Suponen un ahorro en costes, especialmente al reducir el gasto en combustible.
  • No siempre tienes que enchufarlos a la red eléctrica. Entre los diferentes tipos de vehículos híbridos (un punto que analizaremos a continuación), se encuentran los vehículos híbridos eléctricos, que equipan sistemas de regeneración de energía mediante las inercias o la frenada regenerativa.
  • Lucen los distintivos ambientales ECO y 0 Emisiones de la DGT, con los beneficios que suponen para el conductor.
  • Están sujetos a ayudas oficiales a la compra, como es el caso del Plan Moves II, lo que implica un ahorro en la compra.
  • Están exentos (en la mayoría de casos) del pago del Impuesto de Matriculación y del Impuesto sobre Vehículos de Tracción Mecánica (popularmente conocido como impuesto de circulación).
  • Suponen un ahorro en costes de mantenimiento, ya que equipan menos componentes mecánicos y las piezas sufren un menor desgaste, como es el caso del sistema de frenos.

Pero también tienen una serie de desventajas que debes tener en cuenta antes de comprar un vehículo híbrido:

  • Suelen ser más caros que sus homónimos con motor térmico tradicional.
  • Su uso puede ser más complejo, especialmente para los no iniciados en el mundo de los coches electrificados.
  • Batería y motor eléctrico sufren desgaste con el paso del tiempo y los kilómetros, lo que supone una gran factura de reparación en cualquier taller.
  • Si la batería está descargada, no puedes desplazarte en modo eléctrico, por lo que utilizarás gasolina o diésel como un coche tradicional.
  • En los híbridos enchufables, dependes de un cargador para nutrir de energía a la batería, lo que implica una mayor planificación y un coste añadido sobre la factura de la luz si cargas el coche en casa.

Tipos de vehículos híbridos

Los vehículos híbridos se dividen principalmente en tres grupos diferentes:

  • Vehículo híbrido eléctrico: la batería no se recarga enchufándola a una toma de corriente convencional. El sistema de propulsión es autónomo y obtiene energía mediante las inercias, las frenadas o utilizando el motor térmico como generador. Están categorizados con la etiqueta ambiental ECO de la DGT. Este tipo de vehículo híbrido es el que generalmente comercializa Toyota y Lexus.
  • Vehículo híbrido enchufable: requiere conectar el coche a un cargador para recargar la batería por completo. Sin embargo, ofrecen una mayor autonomía en modo 100% eléctrico y pueden circular a velocidades de autopista sin mayor problema. Por lo general, los híbridos enchufables superan, como mínimo, los 30 kilómetros de autonomía, mientras que algunos modelos ya alcanzan hasta los 100 km con una sola carga. Su consumo medio homologado es inferior. Si registran más de 40 km de autonomía obtienen el distintivo ambiental 0 Emisiones. Este tipo de vehículo híbrido es el que utilizan la mayoría de fabricantes del mercado, incluyendo también a Toyota, que ya ofrece ambos tipos.
  • Microhibridación o Mild Hybrid: la hibridación suave consiste en un motor térmico al que se le une un pequeño generador/motor eléctrico accionado por correa que asiste al motor principal en aceleraciones muy puntuales. Su pequeña batería permite desconectar el motor térmico para aprovechar las inercias o mejorar la eficiencia del sistema Start&Stop. Sin embargo, el pequeño motor eléctrico no mueve por sí solo las ruedas del vehículo en ningún momento.

Tipos de motor

El campo de la hibridación es más extenso de lo que parece y se ofrecen diferentes tipos de electrificación a los propulsores térmicos tradicionales, lo que representa diferentes configuraciones de motor. Así, encontramos coches equipados con un motor de gasolina y uno eléctrico, y otros con un motor diésel y uno eléctrico. 

Las diferentes configuraciones también permiten la introducción de un motor térmico acompañado por dos propulsores eléctricos que, por ejemplo, impulsan el eje delantero -junto al motor de combustión- y el eje posterior, creando así un sistema de tracción total eléctrico. Algunos fabricantes han ido más allá y han equipado un pequeño motor eléctrico que acciona directamente la transmisión del coche, generando mayor potencia y eficiencia al mismo tiempo.

Impacto en el medio ambiente

Un vehículo híbrido tiene un impacto positivo en el medio ambiente. Precisamente entre sus ventajas se encuentra la de reducir el consumo de combustible y, por consiguiente, las emisiones de partículas contaminantes. A su vez, los coches híbridos tienen la capacidad de desplazarse tan solo con energía eléctrica, lo que supone reducir los niveles de contaminación acústica.

Por último, pero no por ello menos importante, los coches híbridos también contribuyen a reducir el número de coches con motores térmicos tradicionales circulando por las carreteras. Esto significa que, por cada conductor que compra un híbrido para reemplazar su coche térmico, es un vehículo más antiguo y contaminante que se retira de la circulación (siempre que se someta al achatarramiento).

Y además