Patrocinado por:

Práctico

Porsche Cayenne S usado, como si fueras de rebajas

Porsche Cayenne S usado, como si fueras de rebajas

Noelia López

04/05/2014 - 17:35

¿Te imaginas comprar un Porsche Cayenne S por lo mismo que vale un Dacia Duster? Es posible, pero claro, si el primero es usado y el segundo completamente nuevo. Antes de adquirirlo, además, tendrás que asumir que corres una serie de riesgos...

Nunca podré permitirme un Porsche Cayenne S. ¿Nunca? Este SUV de más de 80.000 euros puede adquirirse por el precio de un Dacia Duster nuevo. Y si no, prueba a buscar en los anuncios on line un ejemplar de la primera generación. Eso sí: lo habitual es que tras estas ofertas no exista el coche en cuestión o que te topes con un “Lo siento, ya lo hemos vendido”.

¡Lógico! Un coche tan sofisticado y caro como este es mejor adquirirlo en un concesionario de confianza y con el historial de revisiones en regla. El riesgo de costes estratosféricos es muy alto y para muestra un botón: un juego de pastillas y discos de freno del eje delantero no te costará menos de 250 euros. Y no te sorprendas si la hora de mano de obra te sale a unos 100 euros: de acuerdo que un mero cambio de aceite y filtros lo puedes hacer en un taller de barrio, pero como te encuentres con un fallo en la suspensión neumática, el navegador o el cambio Tiptronic, enseguida se verán superados.

En un presunto chollo de un Cayenne S, por ejemplo, al que haya que pasar una revisión y cambiar frenos y ruedas (típicas debilidades de este modelo), la inversión inicial subirá rápidamente en unos 2.000 o 3.000 euros.

Y es que entre un Cayenne en buen estado y otro por revisar hay mucho dinero en reparaciones, por lo que en muchos casos acaban en manos de negocios de compraventa. Si adquieres uno de estos chollos, lo normal es que tengas que renunciar a la garantía de coche usado que te tienen que dar por ley un concesionario o taller. Y además tendrás que prepararte por si alguna compañía aseguradora te da calabazas. De manera que, quien quiera hacerse con un Cayenne usado sin caer en el riesgo de bancarrota, lo mejor es que de entrada busque en concesionarios Porsche... con la garantía que te puede dar la marca.

Un ejemplo real

Es negro, ha salido muy pocas veces del asfalto desde que salió de la fábrica en 2005 y va bien cargado de extras: Tiptronic (2.842 euros), suspensión neumática (3.800 euros), techo deslizante (1.280 euros), calefacción de estacionamiento (1.664 euros), navegador (3.000 euros), asientos de cuero calefactables (1.011 euros), bola de remolque (602 euros), faros de xenón (1.274 euros) y ayuda al aparcamiento (870 euros). El cuentakilómetros marca 150.000 y el estado general refleja que está bien cuidado: un precio justo.

Lo que no te va a gustar...

Hasta los modelos que llegaron con el 'restyling' de 2007, el V8 sufría pérdidas de agua. Motivo: manguitos poco estancos entre las bancadas de cilindros. La solución 'se llama' 1.500 euros, más o menos. También era habitual que fallaran bombillas de los faros porque no aguantaban las vibraciones. A menudo se agrietaban las bobinas de encendido (lo notarás porque da tirones).

El Porsche Cayenne S también dio problemas con el cambio automático: caja del cambio defectuosa (una reparación tan dolorosa que te puedes plantear dejar el coche parado de por vida). En los motores de inyección directa de gasolina a partir de 2009 hubo algunos problemas en los pistones por un recubrimiento defectuoso de los cilindros. Se cambiaba en garantía.

Problemas que te puedes encontrar:

1. ¿Suspensión hundida?. Las válvulas de presión (unos 80 euros) o el compresor (1.000)

2. Segunda batería opcional. Los Cayenne con solo una se debilitaban bastante antes.

3. Motor. ¿Hace ruidos como si gruñera? El árbol de transmisión. El cambio, unos 900 euros.

4. Frenos. Calcula por eje (discos y montaje), unos 1.200 euros en un taller Porsche oficial.

Conclusión:

Compra un Cayenne usado solo con garantía y en un centro homologado. Las ofertas baratas suelen amenazar con unos gastos posteriores al nivel del precio que has pagado por él. Pruébalo antes: el V8 debería empujar con la energía del primer día y el cambio insertar las marchas sin problemas, tanto el manual como el Tiptronic. Si la pantalla no funciona como debería, la batería está en las últimas. No lo olvides: conducir un Porsche significa "pagar por un Porsche".

Lecturas recomendadas

Imagen de perfil de Noelia López

Noelia López

Redactora de AutoBild.es

Yo escribo porque pienso que tú me lees

Encuentra lo que necesitas para tu coche

Todo tipo de accesorios

Piezas específicas para tu coche

Productos para su cuidado

Selecciona una categoría:

Encuéntralo

Buscador de coches