Skip to main content

Práctico

Motor

Financiar o comprar el coche al contado, ¿qué sale más caro?

Financiar o comprar el coche al contado, ¿qué sale más caro?
Analizamos si realmente merece la pena financiar la compra de un coche, incluso son ofertas.

Es la pregunta del millón: financiar o comprar el coche al contado, ¿qué sale más caro? Muchas son las ofertas que sacan las marcas de coches en las que se ofrece un modelo determinado por un precio muy interesante, pero casi siempre supeditado a la financiación con su compañía. ¿Interesa? ¿Es más barato financiar o comprar al contado el coche?

¿Estás buscando coche nuevo? Aquí tienes la manera más sencilla de encontrarlo

Para la OCU la respuesta está clara: siempre sale mejor comprar al contado. Según un estudio presentado por la organización de consumidores, a pesar del descuento, al aplicar los intereses, las comisiones y el coste de los servicios adicionales vinculados el precio final del coche siempre será superior que pagarlo al contado. Te contamos paso a paso cómo comprobar tú mismo la mejor opción.

Financiar o comprar el coche al contado, ¿qué sale más caro? 

Para si interesa más financiar el coche o comprarlo al contado, la OCU visitó cinco concesionarios y preguntó por varios automóviles nuevos y de segunda mano. Al llegar a los establecimientos, ni siquiera fue preciso preguntar: les ofrecieron la financiación directamente, señalando que por esta vía podrían beneficiarse de un descuento de entre 300 euros (Opel Astra) y 3.300 euros (Kia Optima). Para el coche de segunda mano, en compramostucoche.es les ofrecieron un descuento equivalente al 10% de la cantidad que deseasen financiar.

Plan PIVE 2020, ¿qué ayudas a la compra del coche hay este año?

Cuando se les preguntaba por los detalles de la financiación, por lo general mencionaban solo el importe de la cuota mensual sin entrar en más datos. Pero es que es precisamente en la letra pequeña donde se esconde la verdad:

  • La comisión de apertura, que todas las entidades cobran y que suele estar en un 3% del importe del préstamo, aunque puede llegar al 3,4% como aplica Renault. Salvo esa marca, las demás financieras la reparten a lo largo de las cuotas, de forma que el cliente no percibe que la paga.
  • Las comisiones por cancelación anticipada, aunque después de mucho insistir, revelaron que aplicaban las máximas que permite la ley.
  • Los servicios adicionales que algunos préstamos incluyen, como seguros de vida, de protección de pagos o de protección de multas o las extensiones de garantía o contratos de mantenimiento, también se pasan de puntillas. Solo después de haber firmado la financiación se entrega la documentación de esos seguros o contratos. En la prueba, solo Renault indicó que la cuota incluía un seguro de protección de pagos.
  • La Reserva de Dominio, una cláusula que se incluye en los contratos de financiación y que impide que el coche se venda hasta que esté pagado todo el préstamo. Al acabar de pagar el préstamo, hay que cancelarla en el Registro de Bienes Muebles porque no se levanta automáticamente.
  • Perder todo el descuento si se amortiza antes del plazo es abusivo
  • A menudo el contrato tiene una cláusula de permanencia: si no se mantiene el préstamo durante un tiempo mínimo, imponen una penalización que suele consistir en la pérdida del descuento. Lo peor es que, aunque los concesionarios informan del plazo mínimo, no suelen advertir de que la penalización por incumplirlo es la pérdida del descuento. Ese importe siempre supera las comisiones máximas por amortización anticipada que, según la Ley de contratos de crédito al Consumo, no pueden ser superiores al 1% del capital amortizado si falta más de un año para que venza el préstamo ni al 0,5% si falta menos de 1 año. Además, son contrarias a la Ley para la Defensa de los Consumidores y Usuarios, donde se establece que la penalización por incumplimiento no puede ser fija, sino proporcional al tiempo que falte para cumplir el compromiso.

Aun con el descuento, la financiación sale más cara

Tras calcular el coste total del automóvil financiado, en ninguno de los casos estudiados, sean coches nuevos o de segunda mano, resulta más barato financiar que comprar al contado. Y es que los intereses y comisiones de la operación superan con creces al descuento que hayan podido aplicar en un principio.

Los siete mayores errores al comprar un coche nuevo

De acuerdo a este estudio de la OCU sobre si es más barato financiar o comprar al contado el coche, si de verdad necesitas la financiación, no dejes de compararlos con las condiciones que pueda ofrecerte cualquier entidad bancaria para un préstamo al consumo.

Calcula la mejor opción en seis pasos

Puedes calcular por ti mismo cuál es la mejor opción a la hora de comprar un coche. Esta organización de cosumidores te da unas claves para hacerlo:

  1. Pregunta por las condiciones de tu banco donde tenga domiciliados tus ingresos y compáralas con nuestras compras maestras de entidades que no exigen como requisito domiciliar la nomina.
  2. Pide un proyecto de financiación al concesionario para el importe y plazo que necesites financiar. Con dichos datos conseguirás el importe de la cuota a pagar.
  3. Verifica todos los conceptos que incluye la cuota (comisión de apertura, servicios accesorios, etc.) y pregunta si hay que pagar alguna cantidad adicional.
  4. Multiplica la cuota mensual por el número de ellas que vas a pagar (48 si el préstamo es de cuatro años) y suma cualquier importe adicional (comisiones, productos extras). Después, resta el descuento para obtener el importe total que te cueste la financiación.
  5. Procede de la misma forma con el crédito bancario.
  6. Compara los importes y ten en cuenta también las condiciones.

Y además