Skip to main content
Imagen de perfil de Adrián Mancebo
La opinión de
Adrián Mancebo

El talento del hijo de Carlos Sainz

Carlos Sainz

Hubo un tiempo en el que todos querían ganar al “hijo de Carlos Sainz” porque creían que había llegado al karting por ser quien era y no por tener talento y una enorme ambición. Ayer, en la Fórmula 1, casi gana su primera carrera… y no estuvo en ese segundo puesto porque fuese una carrera loca.

Carlos Sainz completó su mejor carrera en la Fórmula 1 en Monza y rozó la victoria en uno de los trazados históricos en la categoría reina. Hasta hace unos pocos años, había quien creía que había llegado a la F1 por su nombre y por ser quien es, pero con el tiempo y buenos resultados ha dejado de ser Carlos Sainz Jr. o “el hijo de Carlos Sainz” para colocar el “sénior” tras el nombre de su padre. Ahora el madrileño va camino de entrar entre los grandes de la Fórmula 1.

Los coches de calle de Carlos Sainz Jr.

VÍDEO: La familia Williams se despide de la F1

Decíamos en 2019 que Carlos había alcanzado su madurez como piloto de Fórmula 1 en McLaren. En su primer año liberado de Red Bull se convirtió en la revelación de la temporada y en el mejor clasificado al final de curso solo por detrás de los Mercedes, Ferrari y uno de los Red Bull. Un año brillante que precedía a la enorme dificultad de repetir actuaciones estelares la temporada siguiente y demostrar que su ritmo no había sido cosa de un año.

McLaren nos ha puesto en 2020 muy difícil valorar la temporada de Carlos Sainz, puesto que el español ha sido golpeado por multitud de problemas mecánicos y en las paradas en boxes que le han retrasado en varias carreras. Sin embargo, en la carrera de Monza de este fin de semana, todo salió bien desde el muro de McLaren F1 y Carlos brilló más de lo que lo había hecho en ninguna otra carrera.

El del Gran Premio de Italia es más que un segundo puesto. Va mucho más allá que el podio que logró en Brasil el año pasado. Italia fue una carrera loca, sí, ¡pero Carlos Sainz ya era segundo antes de los accidentes y de la bandera roja! Por rendimiento puro y duro, el madrileño estaba segundo. Recordemos que había arrancado tercero y había superado en la salida al Mercedes de Valtteri Bottas.

Carlos Sainz en el podio de Monza

Es que, si repasamos la carrera, a Carlos le perjudicó que pasara lo que pasó y de no ser por la bandera roja causada por el accidente de Charles Leclerc, Sainz habría estado aún más cerca de lograr la victoria. Tras la bandera roja se encontró, además de con Gasly (que había hecho la parada antes del Safety Car), con Stroll, Giovinazzi y Räikkönen, beneficiados por la interrupción. Estos pilotos le ralentizaron y le hicieron perder unos segundos que al final echó en falta para ganar.

A pesar de ello, Carlos brilló en la recta final de carrera. En las treinta últimas vueltas fue con el cuchillo entre los dientes, bajando décima a décima sus tiempos y acercándose poco a poco a Pierre Gasly. Su sprint final podría haberlo protagonizado perfectamente Max Verstappen o Fernando Alonso y lo habríamos aplaudido de la misma forma. “Tom, quiero esta victoria”, decía a su ingeniero de pista en las últimas vueltas. Faltó poco: ¡cuatro décimas! Una vuelta más y Carlos, como mínimo, habría tenido opción de atacar a Gasly al final de una larga recta de Monza en la que Carlos parecía ser más veloz.

Carlos Sainz: “Estoy contento, pero la victoria ha estado cerca”

Todos querían ganar al hijo de Carlos Sainz

En numerosas ocasiones han recordado tanto el propio Carlos como el mánager de su padre, Juanjo Lacalle, que en las carreras de kart miraban diferente y con rabia al “hijo de Carlos Sainz”. Todos querían acabar por delante del hijo del campeón de rallys, quien a diferencia de lo que pensaba el resto, era quien mayor presión tenía, tanto por la que se ponía él mismo, como la de las propias circunstancias. No era anónimo y el resto de pilotos ya consideraba una mínima victoria acabar por delante de él o quién sabe si sacarle de pista. Podía tener recursos, pero Carlos también sabía que su padre no iba a invertir ni tiempo ni dinero si las cosas (entre ellas los estudios) no iban bien.

Carlos Sainz y Pierre Gasly

Actuaciones como la de la pasada temporada o la de este fin de semana en Italia terminan por derribar el desafortunado comentario del “hijo de”. En la Fórmula 1, con el casco puesto, todos son iguales, tienen velocidad (todos son pilotos de primera categoría, aunque los haya mejores o peores) y es el cronómetro el que decide el orden de llegada. Este fin de semana Carlos ha sido brillante: a una vuelta solo le superó Lewis Hamilton y si nada extraño (safety car o bandera roja) hubiera ocurrido, habría acabado segundo tras el británico de la misma forma. Ni Bottas ni Verstappen fueron esta vez rivales del español.

El “hijo de Carlos Sainz” al que todos querían ganar por ser quien es, ya se ha hecho un nombre en la Fórmula 1 y va a por nota en su próxima aventura. Ferrari le espera en 2020 y allí no sirve ser hijo de nadie, solo vale tener talento. Maranello es otra historia y quien no rinde, está fuera. Carlos, con su podio en Monza, ya ha dado a los tifosi su primera alegría… porque el doble abandono de Ferrari este fin de semana sí que es para llorar.

Imagen: Motorsport Images  

Y además