Skip to main content
Imagen de perfil de Vicente Cano
La opinión de
Vicente Cano

La pregunta de los martes: el coche de Xiaomi, ¿una alternativa real o puro marketing?

La pregunta de los martes: el coche de Xiaomi, ¿es un alternativa real o puro marketing?

La pregunta de este martes es si es el coche de Xiaomi una alternativa real o puro marketing. Bueno, si tienes prisa, la repuesta corta es que, salvo que vivas en Asia, que es donde se puede conseguir, más bien lo segundo que todo lo demás. Sin embargo, en esta historia hay bastantes peros que quizá te merezcan la pena seguir leyendo. 

Lo primero es poner coto a qué es eso llamado coche de Xiaomi y que en realidad no se comercializa así en ningún lugar del mundo. Conocido como Redmi T77, este SUV que se vende bajo esta segunda marca de Xiaomi tiene, como gran parte de los productos que llegan de China, una genealogía compleja. 

Para empezar, el coche que ahora se vende en algunos mercados bajo la marca Redmi no lo produce Xiaomi, como es evidente, sino un fabricante chino que se llama FAW. Estas siglas de First Automotive Works señalan a una de las tres grandes compañías que hacen coches en el gigante asiático y una de las más antiguas, fundada por el Estado de China en 1958 que, a día de hoy, sigue siendo el propietario. 

En el año 2010, el mismo en el que se fundó la propia Xiaomi -qué de prisa van algunas cosas en este mundo- FAW quiso empezar a exportar coches a Rusia y otros mercados y, para ello, decidió crear una segunda marca, que entonces denominó Besturn. Como fue uno de los nombres peor elegidos en la larga historia de locas denominaciones para marcas y coches, recientemente el fabricante fue rebautizado como Bestune

Un lío de nombre para el coche de Xiaomi

La pregunta de los martes: el coche de Xiaomi, ¿es un alternativa real o puro marketing?
El Bestune T77 tras su último lavado de cara

El coche de Xiaomi, realidad o truco de marketing, es básicamente el Bestune T77. Aunque en 2019 se barajó el nombre Pentium para este producto, finalmente ha acabado denominándose Redmi T77, cosa que tiene bastante lógica, aunque, ciertamente, a los que usábamos ordenadores en los años 90 lo de Pentium nos hacía bastante gracia. Así, hay que pensar que la producción de este modelo no puede ser en ningún caso nada masiva. 

Y es que el Redmi T77 o coche de Xiaomi es más que un truco, un experimento de marketing. Basado sin demasiados tapujos en el Senia, un SUV que FAW produce en dos de sus nueve planta de China, tiene un aire mucho más tecnológico gracias a la aplicación del asistente holográfico de Xiaomi, denominado Xiao AI, entre otros equipamientos tecnológicos provistos por el gigante tecnológico chino.

Te interesa Tres alternativas sensatas al coche de Xiaomi

O no, porque si miras al interior del coche de Xiaomi, verás que, para empezar, el volante se parece sospechosamente al de algunos modelos de Mercedes y que sus líneas beben y beben de modelos como el DS7 Crossback. En todo caso, FAW no necesita la plataforma EMP2 de PSA para hacer un SUV con datos tan europeos como un motor 1.2 turbo de 143 CV o un cambio automático de doble embrague. 

Y, ni qué decir tiene que, si este experimento marketiniano del coche de Xiaomi, que hasta ahora solo se ha estado vendiendo en formato edición limitada, fuera un éxito, FAW y Xiami se pondrán a fabricar coches como si fueran rosquillas. Sin embargo, con un precio al cambio de 11.000 euros, parece que esta experiencia se va a quedar solo en esto, porque ¿para qué posicionar un coche con tanta tecnología en uno de los segmentos más bajos si esto devalúa el resto de tu gama? 

¿Un SUV hecho para frikis de la tecnología?

La pregunta de los martes: el coche de Xiaomi, ¿es un alternativa real o puro marketing?
El interior del coche de Xiaomi con el que tantos 'techies' sueñan no es muy distinto del de cualquier SUV, salvo por el asistente holográfico

Por este motivo, está bastante bien traído el rebranding del SUV de Xiaomi, objeto de deseo de cualquier friki tecnológico desde hace un año. El Redmi T77 es un estudio de mercado como lo han sido decenas de coches a lo largo de la historia del automóvil. 

Muchos de estos coches reales o experimentos de marketing terminaron en fracaso y no se ha vuelto a saber de ellos después del salón en el que se presentaron, salvo cuando rescatamos alguna lista de curiosidades

Te interesa Probamos los primeros coches chinos a la venta en Europa

Sin embargo algunos triunfan y, después de una generación, se consolidan hasta el punto de terminar siendo un modelo concreto como pasó con el primer Mustang y a veces, incluso una marca, como Volkswagen.  

Por eso, no seré yo quien deje ahora por escrito que el coche de Xiaomi es un simple truco de marketing. Claro que lo es, pero si ese truco da en la diana, vamos a tener SUV de Redmi -o la marca que sea- para rato, además de un montón de imitadores, sean o no marcas chinas. 

Más:

SUV

Y además