Skip to main content
Imagen de perfil de Susana Viñuela
La opinión de
Susana Viñuela

Francia quiere subir la velocidad a 150, ¿acierto o error?

Autobahn

Recordemos que lo primordial ha de ser salvar vidas.

La liebre saltó allá por noviembre de 2018: Francia quiere subir la velocidad a 150. La idea surge de un diputado francés, Olivier Dassault, quien considera que elevar el límite de velocidad en las autopistas francesas a 150 km/h sería posible solo si se lleva a cabo en determinados tramos: aquellos que tengan al menos tres carriles por cada sentido, y si las condiciones meteorológicas lo permiten; es decir, si no llueve, si no hay niebla, o si ningún otro elemento externo puede poner un peligro la vida de los conductores. 

No te pierdas: Todos los coches nuevos de 2019, lanzamientos y novedades

Dassault habría basado su propuesta en el programa piloto que ha llevado a las autopistas austríacas a tener un límite de 140 km/h, así como en las ya conocidas Autobahn alemanas, que (al menos por el momento) no tienen límite de velocidad (y cuya imagen ilustra este artículo).

Opinión: Francia quiere subir la velocidad a 150, ¿acierto o error?

Por el momento, la propuesta de Dassasult de subir el límite de velocidad de las autopistas francesas a 150 km/h no es más que eso: una propuesta. Pero, de llegar a hacerse realidad, ¿sería esta una medida acertada, o podría suponer un peligro? Y si se trajese a nuestro país, ¿sería un riesgo?

Para poder dar una opinión con cierta base, lo fundamental es tener en mano los índices de mortalidad en las carreteras; y analizar cuántos de los accidentes mortales que allí se producen se deben al exceso de velocidad.

En carretera convencional, velocidad máxima de 90 km/h

En España, por ejemplo, 2018 cerró con 18 víctimas menos que en 2017, y con el 74% de los fallecidos en carreteras convencionales. "Ha habido una disminución respecto a otros años, pero sigue siendo el tipo de vía mayoritaria", explicó en rueda de prensa Fernando Grande-Marlaska, ministro del Interior. Y, eso sí: aunque las vías secundarias siguen siendo las más peligrosas, la mortalidad en autopista y autovía se incrementó en 2018: de 280 fallecidos se pasó a 203; un 8,2% más.

Y es aquí donde la velocidad entra con más fuerza: las causas principales de la mortalidad por accidente en autopista son salidas de vía y choques en cadena, cuyos principales causantes son las distracciones y la velocidad.

¿Es, pues, sensato subir la velocidad de 120 km/h a 150 km/h? Con estos datos en la mano, mi opinión es que podría suponer un incremento de la mortalidad; y salvar la vida de una sola persona ha de ser el objetivo prioritario al tomar este tipo de decisiones.


 

Lecturas recomendadas