Skip to main content
Imagen de perfil de Alex Morán
La opinión de
Alex Morán

El coche eléctrico barato de VW, ¿golpe definitivo a Tesla?

Volkswagen I.D dinamica

La lucha es eléctrica.

La batalla por el futuro se librará en clave eléctrica. Las marcas lo saben y, le pese a quien le pese, el rival a batir es Tesla. La compañía estadounidense se ha instaurado como referente y sus competidores van a rebufo, aunque puede que no por mucho tiempo. El coche eléctrico de VW que la marca ha anunciado hace apenas unos días tiene un claro objetivo: desbancar a Tesla. La cuestión es, ¿lo conseguirá? Y, todavía más importante, ¿podría suponer un golpe definitivo para la compañía? Vayamos por partes.

VÍDEO: ¡WOW! Conducimos el Volkswagen I.D. Concept

La posición de privilegio que ostenta ahora mismo Tesla se debe a que apostó por la tecnología eléctrica muy pronto, antes de que nadie lo viera factible, lo que, además de servir para tachar a Elon Musk de loco o soñador en su día, también le dio un prestigio y una exclusividad de la que el resto no gozaban.

Tener un Tesla era (y sigue siendo, de momento) la manera más fácil de identificarse como alguien “techie”, ecologista y, admitámoslo, con dinero. Aunque la empresa haya dado bandazos de toda índole y haya estado envuelta en todo tipo de polémicas, además de registrar pérdidas durante casi toda su existencia, nada de ello ha servido para empañar su imagen.

'Roadshow' Electric de Volkswagen: dos días para conducir un eléctrico gratis

Sin embargo eso puede cambiar y, de hecho, seguramente lo haga, a corto plazo. Que los coches eléctricos se vieran como algo caro / exclusivo estaba bien en los inicios, pero el siguiente paso lógico consiste en democratizarlos, en convertirlos en una tecnología accesible para el gran público.

Musk, que sabe lo que hace (al menos la mayoría de las veces), era consciente de ello y por eso presentó el Tesla Model 3: un eléctrico de masas, que permitiría a gente con menos recursos tener un vehículo limpio y con el caché de un Tesla, aunque con ciertos recortes respecto a los Tesla Model S y Tesla Model X, por un precio que prometía ser de tan solo 35.000 dólares. El sueño hecho realidad y la oportunidad de la empresa de romper el mercado.

Sin embargo de eso hace ya más de un año y la historia, sin llegar al extremo del cuento de la lechera, no ha sido la esperada: acostumbrado a una producción corta, al fabricante le ha faltado músculo para sacar adelante los pedidos, ha habido problemas de acabados y, quizá lo más importante, a día de hoy todavía no se ha puesto a la venta la versión más accesible del Model 3.

Esto ha hecho que pierda algo de fuelle y, sobre todo, la inercia de ser el primero en ofrecer un coche eléctrico barato ya que son muchas las marcas que han lanzado o están lanzando modelos relativamente asequibles: el Hyundai Kona eléctrico, el Kia Niro eléctrico… la oferta se va a ampliando poco a poco y la exclusividad de Tesla deja de ser tal.

Las 7 preguntas que todos se hacen sobre los coches eléctricos

Sin embargo, quizá su peor enemigo esté todavía por llegar y tenga origen alemán: el coche eléctrico barato de VW. Volkswagen tiene muy claro quién es el rival a batir y cuál es la manera de derrotarlo, ya que por prestigio va a ser difícil (el halo de Tesla como marca eléctrica premium es imbatible hoy por hoy), hay que hacerlo atacando a la base, al modelo que teóricamente va a ser su músculo financiero.

Y es que donde Tesla todavía no ha terminado de arrancar, la firma alemana lo debería tener mucho más fácil: tiene fábricas mayores y una producción de vehículos millonaria, por lo que con la inversión adecuada (fuerte, todo sea dicho) debería ser capaz de transformar gran parte de sus instalaciones y línea de producción para crear vehículos de cero emisiones. La economía de escala le permitiría rebajar el precio del modelo en el mercado y, aunque el margen de beneficios no fuera excesivamente grande, cuenta con una amplia gama de coches de combustión que venden muy bien y pueden sostener la empresa hasta que se produzca el sorpasso eléctrico.

Los planes de la marca alemana pasan por tener en 2020 un modelo que debería costar entre 20.000 y 25.000 euros, cantidad sensiblemente inferior a la que costará el Model 3. Habrá que ver qué hay de cierto en ello, pero de hacerse realidad le comería un terreno muy importante a Tesla, quien sabe si dejando sin hueco o con un éxito demasiado moderado al vehículo que debería sostener a la empresa por volumen.

¿Quieres saber cuál es tu coche ideal?

Lecturas recomendadas