Skip to main content

Noticia

Coche eléctrico

Wiesmann Project Thunderball: 680 CV eléctricos para disfrutar a cielo abierto

Wiesmann Project Thunderball

Que los coches eléctricos no tienen que ser lavadoras con ruedas es algo que la mayoría de las marcas ya se han esforzado en dejar claro, pero siempre ha fabricantes que van un paso más allá y nos muestran la faceta más jolgoriosa del mundo de las cero emisiones: el Wiesmann Project Thunderball es un ejemplo perfecto de ello.

Es inevitable apreciar en él la combinación de rasgos propiamente retro con un diseño moderno, lo que da lugar a una estética llamativa y, sobre todo muy musculosa.

A pesar de no ser necesaria a nivel funcional, cuenta con una parrilla de gran tamaño en forma de gota de agua invertida, que comparte protagonismo en el frontal con las molduras negras en las que cohabitan los grupos óptimos redondos y otras entradas de aire.

La vista lateral deja clara la línea descendente de la cintura, es imposible no fijarse en el cuidado diseño de las llantas y la carrocería vuelve a ganar volumen en los bulbosos pasos de rueda traseros. La zaga replica el formato de los pilotos delanteros, integra un pequeño alerón y cuenta con un difusor doble.

El habitáculo es biplaza y está completamente orientado hacia el conductor, algo patente en el ángulo que presentan los numerosos relojes del salpicadero. El cuero marrón se asocia con múltiples superficies de fibra de carbono y a la pantalla central se suma un cuadro de instrumentos digital

Lo realmente importante del Project Thunderball es su apartado mecánico: monta dos motores en posición central trasera, que desarrollan 680 CV y 1.100 Nm de par máximo y lo mandan al eje trasero de manera exclusiva.

Gracias a ello devora el 0-100 km/h en 2,9 segundos, y eso que el coche pesa 1,7 toneladas. Cuenta con una batería de 83 kWh de capacidad neta y adelanta una autonomía de 500 kilómetros, además de la compatibilidad con cargas de hasta 300 kW.

El Wiesmann Project Thunderball va a ser un modelo de tirada limitada, pues solo van a fabricarse 1.000 unidades para todo el mundo. Además, cada una tendrá un precio de 300.000 euros, así que está reservado solo para los más ricos.

Y además