Skip to main content

Noticia

Coche eléctrico

VW I.D. Vizzion: el futuro de Volkswagen

VW I.D. Vizzion

Autónomo de nivel 5.

La familia I.D. muestra el futuro de Volkswagen, y en el Salón de Ginebra de 2018 se completa con el VW I.D. Vizzion. Tras el compacto, la reinterpretación del Bully y el SUV, la marca alemana presenta un prototipo de berlina autónoma que más que nunca será más una casa sobre ruedas que un coche per se.

Vídeo VW I.D. Vizzion: analízalo a fondo

 

Como se podía intuir en los bocetos de adelanto que mostró el fabricante, se trata de un modelo de dimensiones considerables, con una longitud de 5.163 mm, una anchura de 1.947 y un altura de 1.506 mm, así como una distancia entre ejes de 3.100 mm, algo capital dado el concepto del que parte.

Todas las novedades del Salón de Ginebra 2018

Su diseño va en la línea que ya conocimos en los otros I.D., con formas esculpidas y muy bien definidas, que combina superficies limpias y redondeadas con nervios que dejan muy clara su musculatura. No hay parrilla al uso, los grupos ópticos delanteros son minimalistas hasta el límite, cuentan con tecnología Matrix sirven para proyectar símbolos como por ejemplo un paso de cebra para los peatones; en los laterales hay franjas de LED que actúan como luces de bienvenida cuando el coche detecta a uno de sus conductores (reconocidos por la llave electrónica o el escáner facial), los cristales se pueden oscurecer en 200 milisegundos, no hay pilar B ya que las puertas son de apertura suicida hasta 90 grados, las llantas miden 24 pulgadas y en la zaga la luneta trasera actúa como tercera luz de freno, es una pantalla OLED y aumenta su intensidad de brillo en función de la fuerza de la frenada.

Como era esperar, el VW I.D. Vizzion es 100% eléctrico y combina dos motores, uno de 75 kW en el eje delantero y otro de 150 kW en el trasero, para entregar una potencia total de 225 kW. Una batería de 111 kWh alimenta al sistema otorgándole 665 kilómetros de autonomía, marca un 6,3 segundos en la aceleración y su velocidad máxima es de 180 km/h… aunque estos dos últimos aspectos no importarán mucho al conductor, puesto que es un vehículo con nivel 5 de autonomía.

Volkswagen considera realista que en 2025 ya existan coches 100% autónomos en las carreteras y, además, apuesta por un punto en el que directamente estarán gobernados por Inteligencia Artificial. La marca establece tres fases en la hoja de ruta hasta llegar hasta ahí: programación, la actual en la que los desarrolladores definen por completo como debe comportarse el sistema; máquinas que aprenden, los programas aprenden parámetros más complejos y son capaces de aprender y rellenar huecos en la información; e Inteligencia Artificial, en el que el programa ya es capaz de sacar sus propias conclusiones al analizar la situación, por lo que puede tomar sus propias decisiones.

Dado que es el camino y que los ocupantes no tienen que preocuparse por conducir, el interior se ha transformado en un espacio de recreo cargado de tecnología. La disposición de los componentes mecánicos (muy delante y muy atrás) crea un gran habitáculo en el que hay cuatro asientos integrales independientes que pueden cargar los gustos del pasajero que reconozcan (altura, inclinación, etc).

El resto está limpio y no existe ni un salpicadero al uso porque todo se controla mediante dos controles rotativos (uno en las plazas delanteras, otro en la traseras) y sobre todo, de la realidad aumentada, con control por gestos y voz y compatible con Hololens para cada uno de los pasajeros de manera individual, proyectando así una pantalla virtual en la realidad. Además, hay un asistente que se encarga de una amplia variedad de funciones, desde avisar de imprevistos en la ruta a comentar posibles destinaciones, pasando por activar los distintos modos de viaje (Active, Relax y Family).

Todo sobre Volkswagen

Lecturas recomendadas

Más de Salón del Automóvil de Ginebra 2018