Noticia

Tecnología

Visio.M, un coche conectado al mundo a través de internet

Visio.M, un coche conectado al mundo a través de internet

jmmspuch

24/03/2015 - 12:06

La Universidad Técnica de Múnich ha creado el Visio.M, un coche conectado al mundo a través de internet. Con un presupuesto de 7,1 millones de euros y la ayuda del gobierno federal alemán y varios inversores privados, los ingenieros han desarrollado un automóvil con una conectividad nunca antes vista y que revolucionará la forma en la que usuario y automóvil se comunicarán entre sí.

La Universidad Técnica de Múnich ha creado el Visio.M, un coche conectado al mundo a través de internet. Con un presupuesto de 7,1 millones de euros y la ayuda del gobierno federal alemán y varios inversores privados, los ingenieros han desarrollado un automóvil con una conectividad nunca antes vista y que revolucionará la forma en la que usuario y automóvil se comunican entre si.

Si nos paramos a pensar detenidamente, los coches están empezando a parecerse cada vez más a los ordenadores. Sin embargo las arquitecturas de información sobre las que se basan han sido una evolución de la propia tecnología en los últimos 100 años. Superados los problemas de fiabilidad mecánica de antaño, actualmente la mayor parte de los fallos son el resultado de la electrónica. Y es que hasta 80 sistemas diferentes conviven actualmente en muchos coches y los niveles de complejidad de los vehículos nuevos están un punto límite. Además en un futuro próximo, los coches se comunicarán a través de Internet y se podrán conducir o bien por control remoto o de forma autónoma.

Por ello, el Ministerio Federal Alemán de Educación e Investigación está financiando con un total de 7,1 millones de euros a los científicos de la Universidad Técnica de Múnich (TUM). Éstos están desarrollando el proyecto de investigación Visio.M Automotive Service Bus, que busca simplificar la manera en la que el coche se comunica consigo mismo y con el usuario. Para ello han creado un sistema de tecnología de información (IT-Information Technology) que permite reducir drásticamente su complejidad.

Los desarrolladores del Visio.M han desarrollado una nueva arquitectura TI similar a la que utilizan los smartphone de última generación y que se dividen en dos capas.  Todas las funciones pertinentes a la conducción y seguridad se ejecutan desde una, mientras que las relativas al confort y las comunicaciones entre el sistema, el conductor y internet, se encuentran en la otra.

Todo el entramado está protegido de ataques externos mediante la ejecución de dos subsistemas, en diferentes plataformas. Todas las funciones vitales son administradas por una unidad central de control electrónico (ECU) controlado a través de un bus de datos con protocolo de comunicaciones de tipo CAN (Controller Area Network). Un ordenador con conexión a Internet será el destinado a que el conductor pueda acceder a la red.

¿Cómo se realiza el intercambio de información?

La red Bus de datos funciona como una enorme red de mensajería donde todos los componentes pueden enviar y recibir mensajes, empleando este canal. Esencial para la seguridad es que estos componentes sólo tienen acceso a los datos de lectura del coche por lo que, en un principio, no existe posibilidad de manipulación de códigos. Sólo en situaciones claras y perfectamente definidas, pre-programadas en la centralita (ECU) ésta podrá permitir el acceso a escritura. Esto permite, por ejemplo, la implementación de un control remoto para un coche, como se ha demostrado en el stand de CeBIT (en el pabellón 12) del Gobierno Federal Alemán.

En principio, hay tres tipos diferentes de mensajes:
Events: proporcionan información acerca de la velocidad o la posición actual.
Commands: permiten interacciones entre los componentes individuales como, por ejemplo, para ajustar la temperatura del aire acondicionado.
Preferences: Son mensajes con información específica dirigidas al conductor como preferencias musicales o su domicilio.

Según asegura Michael Schermann, jefe del Servicio de Laboratorio de Automoción y catedrático de Ciencias de la Computación de la Universidad Técnica de Múnich, "todos los componentes deben cumplir con el código de escritura introducido en la red bus de datos (Automotive Service Bus). Al igual que las aplicaciones en un smartphone, los componentes pueden ser actualizados, añadir nuevas aplicaciones o eliminar otras sin necesidad de tener que pasar por la tienda o el servicio técnico".

Interfaz de usuario

La interfaz de usuario es el medio con que el usuario puede comunicarse con una máquina, un ordenador o, en este caso el coche, y comprende todos los puntos de contacto entre el usuario y el equipo. Normalmente suelen ser fáciles de entender y fáciles de accionar. En este caso el usuario puede establecer contacto con el coche a través de una gran pantalla, situada en el salpicadero, donde se le proporcionará toda la información necesaria.

"La disposición de las funciones a controlar desde la pantalla se puede diseñar a la medida", dice Michael Schermann. "A diferencia de los teléfonos móviles, en los que es necesario tocar los iconos, nuestra unidad acepta gestos simples, para reducir al mínimo las distracciones durante la conducción. Aunque se agreguen o alteren componentes, el interfaz gráfico de usuario permanecerá prácticamente inalterado y, simplemente, las nuevas funciones aparecerán. Por otro lado, los usuarios pueden adaptarlo a sus preferencias personales sin ninguna complicación".

Mientras que los coches del pasado difícilmente pueden ser alterados durante toda su vida útil, la separación en dos capas de los sistemas operativos, permite actualizaciones y adaptaciones que podrán efectuarse en cualquier momento. Según explica Schermann, este nuevo sistema de transmisión de datos constituye una base ideal para servicios Premium adicionales, como por ejemplo, el almacenamiento en ‘la nube’ de listados de canciones que estarían disponibles para los usuarios. Igualmente, si el usuario desea adquirir un programa de navegación concreto podrá descargárselo como si fuera una aplicación, sin necesidad de realizar modificaciones en su vehículo".

Patente libre para el Automotive Service Bus

El Visio.M ha recibido su certificado de homologación para circular por carretera. Tras finalizar el proyecto, los desarrolladores de la Universidad Técnica de Múnich ahora están ofreciendo su patente. "Esto va a proporcionar a los desarrolladores de todo el mundo la oportunidad de utilizar esta plataforma para su propia investigación", dice Michael Schermann.

La plataforma de software OSGi (Open Gateway Initiative Service) es la base del sistema de transmisión de datos que utiliza este prototipo Visio.M. Está basado en el lenguaje Java y, como tal, se ejecuta en todos los sistemas operativos estándar actuales, ya sea Windows, Linux o Mac OS (Macintosh Operating System). La plataforma de hardware pertenece a PandaBoard mientras que la compañía Texas Instruments es la encargada toda la red de información, que ejecuta un sistema operativo Linux. Para la interfaz con el usuario se emplea un iPad mientras que la unidad central de control es una ECU de la empresa alemana IAV Automotive Engineering.

El proyecto ha sido financiado en el marco del programa prioritario "Tecnologías Clave para la Movilidad Eléctrica - STROM" del Ministerio Federal de Educación e Investigación (BMBF), acotado a un período de dos años y medio y que dispone de un presupuesto total de 10,8 millones de euros.

Los participantes en el consorcio Visio.M son:
BMW AG (responsable)
Daimler AG
Universidad Técnica de Múnich
(socio científico)
Autoliv BV & Co. KG
Instituto de Investigación Federal de Carreteras (ESTOPA) 
Continental Automotive GmbH,
Finepower GmbH
Hyve AG
IAV GmbH
InnoZ GmbH
Intermap Technologies GmbH
LION Smart GmbH
Amtek Tekfor Holding GmbH
Siemens AG
Texas Instruments Germany GmbH
TÜV SÜD AG
(socio industrial)

Lecturas recomendadas

Buscador de coches