Skip to main content

Noticia

Motor

VÍDEO: Porsche 911 Turbo S, PRUEBA a FONDO con sus 650 CV y 265.000 euros

Aquí tienes el vídeo con la prueba del Porsche 911 Turbo S 2020 de 650 CV y 265.000 euros. ¿Vale lo que cuesta? ¿Merece la pena pagar esa burrada de dinero? ¿Cuántos coches crees que te podrías comprar con 265.000 euros? Te lo digo yo. Si eres padre de familia, necesitarás uno grande. ¿Qué tal un Audi Q8? Lo tienes desde 82.000 euros.

Pero claro, para los findes de semana, tu querrás un coche deportivo, ¿verdad? ¿Un Alpine A110? Lo tienes desde 60.000 euros. Todavía tienes 123.000 euros para gastar. Que no falte en tu garaje un eléctrico: chic, molón para la ciudad. ¿Un Honda e? Suma 35.000 euros más. Te quedan 88.000 todavía, es decir, te puedes comprar dos VW Golf GTI para tu mujer y tu hijo. Resumiendo, que puedes tener estos cinco coches en el garaje o volverte loco y por esos 265.000 euros iniciales, hacerte con este Porsche 911 Turbo S Cabriolet. ¿Los vale? ¿Qué se siente al conducirlo? Pues es lo que voy a comprobar...

Techart Porsche 911 Turbo S: un 'tuning' celestial

De prestaciones no voy a ir nada falto: 0 a 100 km/h en 2,7 s, de 0 a 200 km/h en 8,9 s y su velocidad máxima es 330 km/h. Eso casi le coloca en la cúspide de los deportivos más rápidos, incluso por delante de otros atletas reconocidos como un Audi R8 V10 performance de 620 CV, que necesita 3,1 segundos un Lamborghini Huracán EVO de 639 CV y tarda 2,9 segundos.

La culpa, obviamente, la tienen los 650 CV que empujan detrás de mi, pero que se asocian con toda una batería de soluciones para hacer que la potencia se traslada al asfalto de la forma más eficaz. Por de nada sirve tener mucha potencia si después no sabes cómo trasladarla al asfalto.

Porsche 911 Turbo S “Duet”: de regalo al comprar un jet privado

Pero déjame que te hable un poco más del bloque. Seis cilindros, dos turbos y una cilindrada que no es muy alta, solo 3,8 litros, pero que tiene mucha ingeniería en sus tripas. Como por ejemplo en la admisión y el intercooler, donde el aire entra más limpiamente, los álabes de las turbinas también son variables, el propio diámetro es un poquito más grande y todo eso hace que el bloque despida más potencia y de una forma muy violenta.

Drag race de altos vuelos: Aventador SVJ contra Ferrari 812 y Porsche 911 Turbo S

Da igual en qué marcha vayas, da casi igual en que régimen de revoluciones estés circulando. Este bloque es tan elástico que se va a acelerar con una facilidad increíble y vas a empezar a sentir un cosquilleo en el estomago según vas ganando velocidad.

El cambio que va a asociado a este motor también lo conoces: doble embrague PDK. Rapidísimo, pura eficacia, tiene modo manual, pero fiajte es de los pocos cambios, y me paso algo también muy parecido cuando probé el Honda NSX, que casi es mejor llevarlos en modo automático, porque por si solos van a encontrar la mejor marcha. Y te digo que el acierto es casi del 100% de las situaciones.

Y digo esto, porque la aguja del cuantavueltas sube a una velocidad que muchas veces no te da tiempo a darle a la leva antes de que llegue al corte. Me ha pasado más de una vez y la sensación es horrible. Solo en alguna ocasión, puedes utilizar las levas para bajar de marcha. Pero de verdad, no tengo suficientes palabras ni halagos para decir lo bien que funciona esta caja tanto mecánicamente como en cuanto a gestión de las marchas.

Por su puesto, toda la fuerza del motor, esos 650 CV y 800 Nm se derivan al suelo a través de las cuatro ruedas con una eficacia inusitada que hace que puedas acelerar muy pronto, incluso en la mitad de la curva.

Hay dos elementos que afectan a la dinámica que son de serie en el 911 Turbo S. El primero es el sistema PDCC, las barras estabilizadoras activas. Hacen que este 911 se pegue al asfalto como una lapa y gire plano.

El segundo son los frenos PCCB, de los que luego te hablaré en parado. Son los discos de carbono , con pinzas pintadas en amarillo y diez pistones en el eje delantero. Muerden los discos con tal fuerza y con tanta seguridad que siempre tienes la sensación de que, por mucho que hayas apurado una frenada, lo podías haber hecho un poco más tarde. La comunicación con el coche a través del pedal del freno es total, y a pesar de que el tacto es muy duro, puedes dosificar la fuerza de una forma muy progresiva.

 

Y además