Skip to main content

Noticia

Motor

VÍDEO: Cada uno cruza la meta como quiere y si vas en un Mustang, más todavía

A un Mustang se le permite todo...

En una carrera de coches lo importante es ganar, por eso, cada uno cruza la meta como quiere, y si como en este vídeo vas en un Mustang, más todavía. 

Te interesa: VÍDEO: Ford Mustang Mach-E, ¿nace el anti tesla Model 3?

El objetivo de todo piloto que va a participar en una carrera de coches en circuito es que todo salga bien y acabe cruzando la línea de meta el primero y sin ningún susto. Pero las cosas no siempre son como nos gustaría y a veces, en medio de la carrera pueden surgir problemas. Cada uno cruza la meta como quiere y más si es un Ford Mustang.

Cruzar la línea de meta 

No vamos a ser nosotros quién juzguemos cómo se debe cruzar la meta. Está claro que lo normal sería a mucha velocidad y en línea recta. Pero, al volante de una leyenda como el Mustang uno puede entrar como quiera y en esta ocasión ha sido de lado y quemando rueda. 

No te pierdas esto: VÍDEO: Este Ford Mustang tiene un escape celestial, sube el volumen

El Ford Mustang queda segundo en la carrera y viendo la manera en la que su oponente ha cruzado la meta, podemos imaginar que no era un duelo de drift… Era una drag race en la que este conductor ha perdido el control del coche y ha salvado la situación como ha podido. 

Ford Mustang

Puestos a poner el coche de lado, el Mustang es un gran aliado. Se trata de un mito del automóvil, un ‘muscle car’ que en su origen era potente y muy cuadrado, pero que se ha actualizado con los años para ser un coche con rendimiento excepcional. Así lo demuestra su motor V8 de 5,0 litros que entrega 450 CV de potencia y tracción trasera. 

Mira esto: VÍDEO: este era el anuncio del (para muchos) el peor Ford Mustang jamás fabricado

Aunque a pesar de sus brutales prestaciones, este Ford Mustang ha perdido la carrera. Sí ha quedado segundo, pero ha cruzado la meta de una forma mucho más espectacular, quemando rueda y de lado. Todo queda bien cuando estás al volante de un Mustang…

Y además