Skip to main content

Noticia

El Toyota GT86 más extremo: dedicado al drifting y con 700 CV

Toyota GT86

El preparador MPS Engineering ha creado uno de los Toyota GT86 más radicales de siempre. La receta ha sido tan simple como drástica, cambiar su motor original por uno de un Toyota Supra y desarrollarlo hasta que entregue 700 CV. Y sí, se dedica al mundo del drifting.

Deportivo, compacto y de propulsión trasera. El Toyota GT86, así como su modelo hermano el Subaru BRZ, parece haber naciedo para el mundo del drifting, tan espectacular visualmente como complicado de dominar desde el habitáculo. Pero no, hay a quien no le parecen suficientes los 200 CV del motor bóxer que equipa este binomio de forma habitual. Hablamos del preparador MPS Engineering, que ha hecho del GT86 una máquina perfecta para hacer derrapes kilométricos. Observa:

Impresionante, ¿a que sí? Casi tanto como el camino que se ha seguido para crear un coche tan bruto como éste. Lo primero que se ha hecho es retirar el propulsor original para sustituirlo por uno de un Toyota Supra, que a su vez ha sido retocado hasta lograr unos espeluznantes 700 CV, una cifra que asustaría a más de uno, y es que hay que tener muy buenas manos y guantes en los pies para no acabar dado la vuelta a la mínima.

No te pierdas: El nuevo Toyota Supra se hace real en Goodwood

Obviamente, este enorme exceso de testosterona no hubiese servido para nada si la gente de MPS Engineering no hubiese modificado más campos del Toyota GT86. Por ejemplo, se ha añadido un nuevo freno de mano hidráulico para facilitar todavía más las cruzadas del tren trasero, las cuales deberán controlarse desde un cockpit que ha sido desprovisto de todo lo que no sea estrictamente necesario. También se ha instalado un nuevo volante que se puede retirar rápidamente para entrar o salir del asiento del conductor -recordemos que en este tipo de vehículos se coloca uno muy pegado a la dirección-, un nuevo cuadro de mandos con los botones necesarios y una jaula antivuelco de fibra de carbono.

La aerodinámica ha sido otro de los apartados modificados en este deportivo japonés, tal y como demuestra el nuevo spoiler delantero y el gigante alerón de la zaga. Además, tenemos a nuestra disposición un capó de fibra de carbono con sistema de apertura rápida incorporado, así como unos nuevos pasos de rueda y nuevas llantas que alojan neumáticos más anchos. Sin duda, una auténtica bestia que se une a otras fabricadas por el mismo preparador, también con los GT86 y BRZ como protagonistas. Y es que ambos dan tanto juego...

Lecturas recomendadas