Skip to main content

Noticia

Motos

Test Yamaha Sepang 2018: mil pruebas para salir de la crisis

Test privado de Yamaha en Sepang

Yamaha ha estado realizando dos días de test en Sepang con el objetivo de resolver los muchos y graves problemas que ha atravesado a lo largo de MotoGP 2017. El 2018 se antoja crucial para la fábrica de Iwata.

Los problemas de Honda que son ajenos a Marc Márquez

El Test Yamaha Sepang 2018 ha estado marcado por las mil pruebas para salir de la crisis. Un test privado en el que se han llevado a cabo diferentes probaturas con la clara intención de resolver los problemas que han 'machacado' a sus pilotos oficiales durante el 2017. Además de identificar dichos problemas, también se ha trabajado en definir una línea de trabajo para el próximo año. 

Tan crucial ha sido este test para Yamaha que en total han contado con 10 motos diferentes para testar todas las soluciones traídas desde fábrica. En el caso de Maverick Viñales y Valentino Rossi, los dos pilotos oficiales, han dispuesto cada uno de ellos de cuatro prototipos con la intención de probar la mayor cantidad de piezas posibles de cara a un 2018 que se antoja decisivo para sus intereses.

VÍDEO: Valentino Rossi desafía al Motobot de Yamaha, ¿quién ganará?

Por su parte, Johann Zarco también ha estado presente en este test privado de Yamaha. El piloto del Monster Yamaha Tech3, que cerró la temporada siendo el mejor piloto Yamaha de la parrilla, está teniendo su parte de importancia en el desarrollo de la moto para el 2018. El galo ha podido probar dos monturas diferentes y aportar su opinión a los técnicos japoneses. 

Entre los principales objetivos de Yamaha para MotoGP 2018 está solucionar el problema del agarre. La M1 de 2017 ha demostrado no saber adaptarse a las características de los neumáticos Michelin, y pese al cambio de chasis realizado a mitad de campeonato, los resultados no han mejorado en absoluto. Por este motivo, Yamaha ha trabajado en Sepang también con un nuevo motor para comprobar si la entrega de potencia puede tener algo que ver en esta situación. 

Del mismo modo, han seguido las pruebas y comparaciones entre los chasis de 2016 y 2017. No se tiene constancia de que se haya probado también una evolución para el 2018, pero sí que sabemos que otra de las áreas de trabajo han sido las condiciones de mojado. Y es que uno de los días del test cayó lluvia en pista y eso fue aprovechado por los pilotos para mejorar también las prestaciones de la M1 en estas condiciones. Otro problema más que se ha añadido a la lista de penurias de Yamaha esta temporada. 

La casa de los diapasones no regresará a pista ya hasta el próximo año. Lo hará precisamente en el Circuito de Sepang, aunque ya junto al resto de equipos de la parrilla con motivo del primer test oficial del 2018. Aquí puedes consultar el calendario de test al completo.

Lecturas recomendadas