Skip to main content

Noticia

Sustitución de baterías en vez de carga rápida, ¿la solución del coche eléctrico?

Sustitución de baterías

La empresa china NIO propone un sistema de cambio de las baterías de los coches eléctricos como alternativa a la carga rápida. Esta maniobra, que no llevaría más de 3 o 4 minutos, se llevaría a cabo en una especie de estación de servicio preparada para ello.

Recargar las baterías de un coche eléctrico sigue siendo un problema por el tiempo que se tarda en llevar a cabo la maniobra. Pensaréis que con los sistemas de carga rápida está solucionado pero, ¿qué pasará cuando todos tengamos coches de este tipo y nos juntemos 15 o 20 usuarios en las estaciones de servicio como sucede hoy en las gasolineras? Sólo hay que echar cuentas. La pérdida de tiempo puede ser muy importante. Salvo que el plan de la empresa china NIO salga adelante, claro. En lugar de una recarga rápida se propone una sustitución de baterías.

NIO pretende abrir más de 1.000 estaciones de carga en las que se realice este cambio de baterías, una operación que tardaría en realizarse entre 3 y 4 minutos solamente, un tiempo muy inferior a la media hora aproximada que suelen emplear las estaciones de carga rápida para regenerar el 80 o el 90% de la capacidad.

No te pierdas: Coche eléctrico o híbrido, ¿qué interesa más?

La sustitución de baterías como tal es bastante sencilla. El usuario introduce el coche en una especie de garaje dentro del cual un robot automatizado se encarga de sustituir la gastada por una al 100% de carga. Además de la velocidad, con este sistema también se evita el calentamiento al que se expone el coche con los sistemas de carga rápida. Eso sí, estamos hablando de algo que en principio solamente valdría de primeras para los coches de esta compañía. Que se extendiese al resto estaría por ver.

El sistema de sustitución de baterías no es nuevo

Aunque este sistema de sustitución de baterías parezca la panacea, no es algo nuevo. Hace un tiempo la empresa Better Place ya ideó algo similar, pero la idea no llegó a buen puerto y acabaron quebrando. Eso sí, el proyecto de NIO, empresa que ya ha fabricado algunos modelos eléctricos, tiene más cuerpo. Y no son los únicos, pues se sabe que Tesla también trabaja en algo similar.

Para que todo esto se llegue a materializar aún queda mucho tiempo. Uno de los grandes hándicaps de este sistema es el alto coste logístico que tendría cada uno de los puntos de sustitución, por no hablar de las posibilidades de accidente que se generan ante posibles fallos de montaje. La idea, como tal, es muy interesante, pero su aplicación final ya es otro cantar.

Ya que hemos llegado hasta aquí, ¿quieres saber cuál es tu coche ideal?

Lecturas recomendadas