Noticia

A subasta el Bentley más raro que has visto

A subasta el Bentley más raro que has visto

Ignacio de Haro

03/24/2015 - 15:31

La casa británica Barons subastará un rarísimo Bentley R-Type Continental Fastback de 1954 el próximo día 21 de abril en un evento que se celebrará en Surrey (Reino Unido). Se trata de uno de los 218 ejemplares que en su día fabricó Bentley que ha permanecido olvidado en un garaje, sin utilizarse, durante los últimos 15 años. Los organizadores esperan obtener entre 272.000 y 544.000 euros con la venta.

No te pierdas: ‘Encuentran una colección de 60 coches clásicos en una granja

Sale a subasta un rarísimo Bentley R-Type Continental Fastback de 1954. Lo hará el próximo día 21 de abril de la mano de la casa británica Barons en un evento que se celebrará en Surrey (Reino Unido). Este ejemplar, que ha pasado los últimos 15 años de su vida ‘olvidado’ en un garaje sin circular ni una sola vez, es una de las 218 unidades que en su día fabricó Bentley.

Para que te hagas una idea del valor histórico de este R-Type Continental Fastback que sale a subasta debes saber que, aunque hay que someterlo a un profundo proceso de restauración, los organizadores esperan obtener entre 272.000 y 544.000 euros con la venta. Una unidad en perfecto estado de conservación pude superar sin muchos problemas el millón de euros, como este otro Bentley R-Type Continental Fastback que te mostramos hace unos meses.

Pero, ¿qué tiene de especial este Bentley R-Type Continental Fastback para que sea tan valioso? Nada mejor para explicarlo que citar textualmente la descripción que realiza Richard Charlesworth, director de relaciones VIP de Bentley. Afirma que “el R-Type Continental Fastback era casi como el Bugatti Veyron de su época” y que todavía “sigue siendo uno de los coches más raros y emblemáticos de su periodo”.

Esta unidad concreta luce el número de chasis BC52C, que se corresponde con el pedido que realizó en 1954 R.D. Weatherall, un piloto de carreras galés. En origen, este R-Type Continental Fastback estaba rematado en color violeta, pero su siguiente propietario, un doctor de Yorkshire (Reino Unido), lo pintó de blanco poco después.

Su tercer y último propietario lo ha tenido durante 23 años, pero casi no lo ha utilizado. De hecho, el coche se ha pasado los últimos 15 años subido encima de unos bloques de hormigón. Esperemos que el futuro comprador trate a esta joya como se merece.

Lecturas recomendadas

Ignacio de Haro

Colaborador

Apasionado del mundo de las cuatro ruedas.

Buscador de coches