Skip to main content

Noticia

Seat Arona o Mitsubishi ASX, ¿cuál comprar?

Mitsubishi ASX
Enfrentamiento entre pequeños y compactos.

Los SUV compactos son los auténticos reyes del ‘cotarro’ en el mundo del motor actual, pero sin que se hayan dado cuenta les ha salido la competencia en su propia casa, los todocaminos pequeños del segmento B. A grandes rasgos cumplen las mismas funciones y para alguien que busque un vehículo de estas características, las diferencias entre unos y otros son tan escasas que no tendrá problema en adquirir uno de los dos bandos. Hoy ponemos frente a frente a Seat Arona y Mitsubishi ASX, ¿cuál es mejor comprar?

VÍDEO: ¡Seat Arona al milímetro!

Tamaño

Pese a estar en segmentos diferentes, prácticamente se solapan el uno con el otro. Cabría esperar que el Mitsubishi fuera más grande en todas sus cotas, pero no es así. El nipón es más largo (4.355 mm por 4.138) y alto (1.640 mm por 1.552 mm), pero el español es algo más ancho (1.780 mm por 1.770, en ambos casos sin contar los retrovisores). Esto hace que se encuentren prácticamente a la par, sin suponer un factor diferencial.

Espacio interior

Ambos ofrecen en exclusiva configuraciones de cinco plazas, aunque para adultos es preferiblemente usar solo cuatro, sino puede haber estrecheces. El Seat gana puntos debido a su mayor anchura, pero el ASX ofrece un mayor espacio para las cabezas. En lo que si hay diferencia es en lo referente a la capacidad del maletero, con el Arona ofreciendo 400 litros de cubicaje y el Mitsubishi llegando hasta los 442.

Cinco virtudes y un defecto del Mitsubishi ASX

Niveles de equipamiento

Un aspecto en el que ambos están bastante parejos. El Mitsubishi se ofrece en tres acabados: Challenge, Motion y Kaiteki. El básico cuenta ya con radio, sensor de presión en los neumáticos, control de crucero, ordenador de viaje, start/stop y asistente de aparcamiento por radar, entre otros. El Motion añade llantas de aleación de 18 pulgadas, acceso y arranque sin llave, pantalla en la consola central y cámara trasera. Y el Kaiteki incorpora techo panorámico, tapicería Gran Luxe y sistema de mitigación de colisión frontal (FCM) con función de detección de peatones.

El Arona, por su parte, se ofrece con cuatro: Reference Plus, Style, Xcellence y FR. El de acceso cuenta con detalles feos como las llantas de acero, pero ya presenta elementos destacados en seguridad como el asistente de frenada en ciudad o de equipamiento como el Radio Media System con pantalla táctil de 6,5 pulgadas. El Style añade detector de ángulo muerto, luces diurnas LED, control de crucero, etc. El Xcellence suma acceso y arranque sin llave, cámara trasera, retrovisores eléctricos calefactables, sensor de luz y lluvia, sensores y asistente de aparcamiento, climatizador bizona… Y el FR saca su lado deportivo con un diseño específico.

Motores

La gama mecánica del Arona es más completa con una oferta compuesta por dos bloques diésel 1.6 TDI de 95 y 115 CV, así como por tres gasolina, los 1.0 EcoTSI de 95 y 115 CV, y el 1.5 EcoTSI de 150 CV que actúa como tope de gama. Según variante pueden asociarse a un cambio manual o automático, pero siempre con tracción delantera.

Los propulsores del Mitsubishi ASX son solo tres, pero se equiparan con la gama media y alta de su rival. De acceso están el 160 MPI gasolina de 117 CV y el diésel 160 DI-D de 114, y por encima se encuentra el 220 DI-D de 150 CV, que se combina de manera exclusiva con la caja de cambios automática de seis relaciones y con el sistema de tracción a las cuatro ruedas. Este último aspecto puede decantar la balanza por él si es un elemento que el comprador busca.

Precio

En términos generales, el ASX es más caro, pero Mitsubishi ofrece una agresiva política descuentos que iguala bastante la balanza. El precio del Seat Arona arranca en los 14.420 euros de la versión Reference Plus, pero viene tan ‘pelada’ de equipamiento que no es una opción por la que se vayan a decantar muchos compradores. El Mitsubishi ASX arranca de los 21.700 euros, pero con el descuento de la marca se queda en 14.750 euros.

Y además