Skip to main content

Noticia

Coche eléctrico

Rolls-Royce Spectre: el súperdeportivo eléctrico que pasa un segundo test en la Costa Azul

Rolls-Royce Spectre

Se comercializará a finales de 2023

"El Rolls-Royce Spectre es el más esperado de los 118 años de historia de la marca". Así de contundente se muestra Torsten Müller-Ötvös, director ejecutivo de Rolls-Royce Motor Cars cuando habla del último súper cupé eléctrico que ha desvelado la firma fundada en Manchester (Inglaterra). Ha sido probado en condiciones extremas en Suecia y ahora se ha llevado a la Costa Azul francesa.

La primera prueba se llevó a cabo a principios de este año, en un centro de pruebas a medida en Arjeplog, Suecia, a solo 55 kilómetros del Círculo Polar Ártico. Spectre recibió las primeras "lecciones" en una escuela de acabado diseñada a medida para enseñar al automóvil cómo comportarse y reaccionar como un Rolls-Royce. 

La segunda todavía lleva activa durante los últimos meses. Y los ingenieros de pruebas y desarrollo de la marca cambiaron su enfoque de condiciones extremas a un escenario más normal en un lugar que refleja el uso diario del automóvil: la Riviera francesa. Ni tan mal.

Formando una parte crucial del programa global de pruebas de 2,5 millones de kilómetros de Spectre, se recorrerán un total de 625.000 kilómetros en la Costa Azul francesa y sus alrededores (equivalente a  unos 400 años de uso medio de los coches de la marca). 

Esta fase se divide en dos partes, comenzando en el histórico campo de pruebas Autodrome de Miramas, ubicado en el departamento francés de Bouches-du-Rhône en Provenza. 

Este lugar, que alguna vez fue la sede del Gran Premio de 1926, ahora es una instalación de prueba y desarrollo de última generación, que incorpora más de 60 kilómetros de rutas cerradas y 20 entornos de pista de prueba que brindan una gran cantidad de oportunidades de prueba. sobre su huella de 485 hectáreas.

Estos incluyen unidades de riego que crean agua estancada, circuitos de manejo exigentes con curvas cerradas y curvas adversas, así como un trazado de alta velocidad de tres carriles de 3.1 millas fuertemente inclinado, lo que permite probar Spectre a altas velocidades continuas.

La segunda fase de pruebas tiene lugar en la campiña provenzal que rodea el Autódromo de Miramas. Muchos de los clientes de la marca disfrutan de esta región, por lo tanto, un 55 % de las pruebas se han realizado en las mismas carreteras por las que se conducirán muchos Spectre de producción después de las primeras entregas a los clientes a finales de 2023. 

Spectre es diferente a cualquier Rolls-Royce anterior. Esto no se debe solo a su sistema de propulsión completamente eléctrico, sino también a la aplicación de tecnologías avanzadas de procesamiento de datos. 

Este superdeportivo es el Rolls-Royce más conectado de la historia y cada uno de sus componentes es más inteligente que en cualquier modelo anterior de la marca inglesa. Cuenta con 141.200 relaciones emisor-receptor y tiene más de 1.000 funciones y más de 25.000 subfunciones. Esto es alrededor de tres veces más señales de emisor-receptor que un Rolls-Royce típico.

El objetivo es ofrecer la clásica experiencia de 'alfombra mágica' típica de los Rolls, con un coeficiente aerodinámico Cx de solo 0,25 y capaz de filtrar cualquier aspereza del terreno, combinando elementos físicos como suspensiones, muelles, barras estabilizadoras, con elementos técnicos que permitan al coche adaptarse al terreno por el que se circula.

En cuanto a especificaciones mecánicas, la marca británica no ha revelado datos, pero corren rumores de que podría montar los mismos motores que el BMW iX M60 (para los profanos de la compañía inglesa, Rolls-Royce pertenece a BMW desde 1998).

Etiquetas:

Superdeportivos

Y además