Noticia

Estilo de vida

Un Rolls-Royce al que le gusta el rugby

Noelia López

23/09/2015 - 07:47

De entrada no pega mucho ver un Rolls-Royce en un campo de rugby; pero si lo piensas bien no es tan raro pues ambos son dos capítulos clave en la historia inglesa.

¿Qué hace un coche como el Rolls-Royce Wraith manchando sus ruedas de la hierba y el barro de un campo de rugby? La respuesta es: rendir homenaje al deporte con más tradición en su país.

Lo hace de la mejor forma que sabe, con una edición especial en la que todos los detalles han sido milimétricamente medidos. El Rolls-Royce Wraith-Historia del Rugby está pintado en blanco por fuera y por dentro (aunque en el interior son muchos los elementos de color azul marino). Han elegido este color porque es el que utilizaron los primeros jugadores de la Escuela de Rugby fundada en Warwickshire en 1567 y que todavía mantiene la selección iglesa de rugby en su camiseta.

Así será el Rolls Royce Cullinan que llegará en 2018

En varios puntos de la carrocería y el interior, el Wraith-Historia del Rugby luce también la rosa roja de la selección.

En el habitáculo, el blanco inmaculado se rompe por el azul marino del salpicadero y la consola de mandos; mientras que las costuras de los asientos hacen contraste en color rojo.

Donde no hay cambios es bajo el capó. El coche con el que Roll-Royce rinde homenaje al deporte inglés por excelencia monta el mismo motor V12 de 6,6 litros y 632 CV que el Wraith original.

Lecturas recomendadas

Imagen de perfil de Noelia López

Noelia López

Redactora de AutoBild.es

Yo escribo porque pienso que tú me lees

Buscador de coches