Skip to main content

Noticia

Estilo de vida

Restaurantes fantasma: el nuevo negocio que te puede hacer millonario

Cupon descuento just eat

Si alguna vez has pedido que te lleven la comida o la cena a casa a través de plataformas como Just Eat, Glovo, UberEats o Deliveroo puede que, sin saberlo, hayas sido cliente de un restaurante fantasma. Tranquilo, ni has hecho nada malo, ni te han estafado, simplemente has entrado en una nueva forma de negocio millonario.

Salvando las distancias (que las hay y muchas), los restaurantes fantasma son algo así como las gasolineras fantasma, es decir, un negocio en el que el propietario ofrece un servicio pero eres tú el que te lo sirves. La gran diferencia es que en las gasolineras fantasma eres tú el que te desplazas hasta estaciones de servicio en las que no hay trabajadores que puedan ayudarte y en los restaurantes fantasma la comida te llega a casa desde una cocina a la que no puedes acceder.

Ni salón, ni camareros para atenderlo

La clave que hace de los restaurantes fantasma un negocio rentable es la reducción al mínimo de los recursos. Tienen una cocina (más o menos grande según sus necesidades) y nada más, ni salón en el que servir a los comensales ni camareros que lo atiendan. La comida se pide por Internet a través de plataformas especializadas como Just Eat, Glovo... y el cliente la recibe en su casa.

Keatz es un buen ejemplo. 

Keatz es una cadena alemana de restaurantes fantasma que se acaba de instalar en España. De momento tiene una cocina abierta en Barcelona y están a punto de inaugurar dos en Madrid, una en el barrio de Prosperidad y otra en la calle Madrazo.

Su base de operaciones es una enorme cocina subterránea en la que preparan ocho tipos de comida ( burritos, ensaladas, gazpacho, puré, pizza o poke-bowls) que distribuyen por toda la ciudad. La diferencia con un restaurante convencional es que si pasas por la puerta no puedes entrar: no sirven comida al público, solo la distribuyen a través de apps.

"En un restaurante normal tienes que tener un local de cara al público, en una calle principal y bien decorado. Aquí no", explican los responsables de Keatz en Madrid a nuestros compañeros de Bussines Insider. "Nuestra estructura de costes es diferente: sólo necesitamos materia prima y mano de obra, así que ganamos un poquito más que podemos ceder en comisión a las plataformas de reparto".

Keatz es pionero en España porque aunque aquí tenemos restaurantes que sacan menús aparte para aumentar sus ingresos y otros que cuentan con muy pocas mesas y centran casi toda su actividad en la cocina, hasta su llegada no había ninguno que se dedicara en exclusiva a la oferta gastronómica online.

Menús que cambian con las modas

Al ser varios "restaurantes" y estar en contacto con todas las apps, saben qué se vende más en cada parte de la ciudadEso les permite ir mejorando el negocio.

"Aprendemos de las plataformas. En el sur, Tetuán y zonas de renta baja, se pide más a Just Eat; en el centro y Chamberí, Deliveroo, Glovo y UberEats. En Barcelona funciona mejor Glovo y lo que más venden son burritos; en Madrid, Vallecas es de pollo frito y tex-mex y Chamberí, de asiático y poke. En realidad, en ambas ciudades está funcionando muy bien el poke, así que crearemos una marca. Es un negociazo además", explican.

 

Y además