Noticia

El radar que más multó en Madrid en 2017

Radar
Alex Morán

10.900 multas.

A nadie le gustan los radares. Algunos conductores dicen que les parecen bien porque aumentan la seguridad, pero la mayoría concluye que están puestos en sitios que no deben, que van “a pillar” y cuando les caza uno no pueden evitar maldecir pro dentro. No son los más populares del mundo, que digamos, y en este concurso de impopularidad hay un claro ganador: el radar que más multó en Madrid en 2017.

VÍDEO: Falsos mitos de los radares de carretera

¿Quién es el premiado? El radar situado en la entrada a la M-30 a la altura de Marqués de Monistrol, que durante el año pasado puso nada menos que 10.900 multas. Y hay que tener en cuenta que estas solo son las que se sancionaron finalmente, ya que en total se efectuaron 22.086 fotografías, aunque todas las restantes se anularon porque fueron recurridas, problemas técnicos, etc.

El radar en cuestión, probablemente hay aumentado tanto su faceta sancionadora debido a que en 2017 se redujo la velocidad máxima permitida entre el Puente de los Franceses y esa entrada a los túneles de la M-30, pasando de 90 a 70 km/h. Aunque, si nos atenemos al margen del 10% con el que se calibran los dispositivos, todos los “cazados” debían ir al menos a 78 km/h.

Así es la estafa de los radares, ¡cuidado!

La Policía Municipal apunta a que por el radar pasaron en todo el curso 7.978.263 vehículos entre ligeros (más de siete millones) y pesados, por lo que el porcentaje de multados es bastante bajo.

Los radares que más multan en Madrid

Pero no es el único radar superestrella de la Comunidad de Madrid. El segundo puesto es para el situado el Paseo de Santa María de la Cabeza, a la altura del número 115, donde el límite es de 50 km/h. Y cierra el podio el que se encuentra en el Paseo de la Castellana número 300.

Por el lado opuesto, los tres radares que menos multaron en 2017 en Madrid fueron el del kilómetro 13 de la M-30, el del kilómetro 15 y el del kilómetro 13 del anillo exterior de la M-30, situado en el nudo sur.

Fuente: El Mundo.

Imagen de perfil de Álex Morán

Redactor

Crecí viendo deportivos japoneses en los 90, los echo de menos y me decanto por los import nipones. El Nissan Fairlady Z 432 es mi amor platónico.