Skip to main content

Noticia

Motor

Quizá ir al McAuto en un McLaren Senna GTR no sea lo más práctico

McLaren Senna GTR McAuto
Problemas de ricos.

A todos nos fascina un buen superdeportivo. Son coches rápidos, la misma esencia de la conducción, divertidos de conducir, exigentes y suelen costar tanto que la mayoría de los mortales solo podemos soñar con ellos. Ahora bien, aunque puedan circular por la calle, la realidad es bastante probable que usarlos en carretera abierta tenga ciertos inconvenientes, como pone de manifiesto este McLaren Senna GTR.

Se trata de uno de los modelos más radicales de la historia de McLaren, un coche que probablemente nunca lleguéis a ver en persona y que, seguramente, nunca será utilizado para ir a un autoservicio, pero la gente de Novitec ha querido hacer la prueba y el resultado es el esperado (id al minuto 16 directamente si lo queréis ver):

Que el McLaren Senna no es el coche más indicado para ir al McAuto es algo que intuimos todos, pero en este vídeo se ponen de manifiesta diversas razones entre las que seguramente haya alguna que ni siquiera os hubierais planteado, como el ruido. El motor 4.0 V8 biturbo de 825 CV de su versión GTR tiene un “ronroneo” bastante poderoso, tanto que incluso al ralentí impide que el conductor pueda oír al empleado a través del interfono.

Prueba: McLaren Senna. A fondo en el circuito de Silverstone

Por sorpresa, el hándicap de la baja altura del bólido no supone mucho inconveniente, pero sí que es un problema el que no cuente con una ventanilla como tal y que, a parte de abrir la puerta, la única opción que queda para introducir el BigMac en el coche sea utilizar la pequeña rendija del cristal. Lo consigue, pero apostamos a que la hamburguesa está bastante chafada.

Y además