Skip to main content

Noticia

Prueba: McLaren Senna. A fondo en el circuito de Silverstone

Prueba del McLaren Senna

Sí hace honor a su nombre.

Es posible que este sea la máquina de correr más excitante de la actualidad: el McLaren Senna. Y para esta primera toma de contacto, McLaren nos ha citado, como no podía ser de otra forma, en el circuito de Fórmula 1 de Silverstone. No se nos ocurre una decisión más acertada. Prueba: McLaren Senna. 

Para entrar en el Senna hay que seguir una serie de pasos: agarrarse al techo con las manos, introducir los pies y dejarse caer en el asiento. Es un baquet que casa como un guante, el cinturón de seguridad cierra con un "clic" preciso, a mi lado, de copiloto, tengo al corredor profesional Josh Cook, con el plan de conducción. Dos vueltas para acostumbrarme al circuito y al coche, calibrar la presión del aire y luego cuatro vueltas rápidas.

VÍDEO: ¡Mira una de las mayores gestas de Ayrton Senna!

Josh pone la rueda de los programas de conducción en posición T, de Track. Y entonces el Senna se vuelve más bajo aún, delante en 39 milímetros, y detrás en 30. Así, además, el difusor trabaja mejor. ¡Arrancamos! El semáforo se pone en verde, y salimos disparados. Silverstone es un circuito bastante rápido, y en el tramo de hoy se mezclan rectas con cortas chicanes.

Una bestia de circuito

Ya en los primeros compases, el Senna sorprende con su respuesta. Y es que el coche se siente más como un bólido de carreras que como un deportivo de calle. La dirección, el acelerador, los frenos... Todo tiene un ajuste extremo. ¿Y el sonido? Es difícil de describir. Y eso que aún no hemos empezado con las vueltas rápidas. Terminamos de calibrar la presión de las ruedas. "Tienes que frenar más tarde en 'Stowe', aún tienes 10 metros", me dice Josh. De modo que piso a fondo tras la chicane, el Senna empuja con decisión, si bien, subjetivamente, no es tan brutal como un Porsche 911 GT2 RS.

Prueba del McLaren Senna

El  velocímetro marca 260, 270... Estiro la pierna al máximo antes de la Stowe, una vez más, demasiado pronto. Y es que no parece de este mundo la manera en que detiene el trabajo conjunto del alerón, los frenos cerámicos y las ruedas Pirelli. El cambio va íntimamente armonizado son el motor, estira cada relación y es capaz de mantener un empuje estratosférico en todo momento. En la larga 'Club Corner' es donde uno aprecia mejor lo bien que trabajan el sistema aerodinámico Aero y el chasis.

Piso el acelerador con antelación, la electrónica no es intrusiva y el la velocidad es impresionante. Solo el sonido decepciona un poco. No está mal, pero un bólido superlativo como este, esperaba algo más de espectacularidad. Conclusión No lo dudo: el Senna arrebatará el récord de vuelta rápida del Porsche GT2 RS en Sachsenring. Nunca, hasta hoy, había probado un coche con este agarre, y capaz de alcanzar semejantes velocidades en curva.

Y ya que has llegado hasta aquí... ¿Quieres saber cuál es tu coche ideal?

Lecturas recomendadas