Skip to main content

Noticia

Prueba: Brabus 800 Mercedes-AMG S 63. ¡A más de 300 km/h!

Apertura Prueba: Brabus 800 Mercedes-AMG S 63

¿800 CV en un Mercedes Clase S? ¡Ya casi es un estándar en Brabus! El magno preparador ya ha realizado creaciones de hasta 900 CV con algunos modelos de Mercedes. Pero ahora hablamos de un berlina de representación, todo un buque insignia de más de dos toneladas, capaz de superar los 300 km/h. Nos hemos puesto al volante. Prueba: Brabus 800 Mercedes-AMG S 63.

Desde el facelift, la variante AMG del Clase S lleva el motor V8 biturbo de cuatro litros. Después de pasar por las manos de Brabus, este modelo que ves en las fotos incrementa su potencia de los 612 CV originales a 800. Y el par máximo pasa de 900 a 1.000 Nm. ¿Sorprendido? Espera a ver cómo se comporta este transatlántico con ruedas.

El nuevo Brabus 800 tira de la sofisticada tracción integral 4Matic+ para transmitir semejante furia al asfalto, a través de el cambio Speedshift MCT de nueve relaciones. Para que te hagas una idea: la versión S 63 de serie acelera de 0 a 100 km/h en solo 3,5 segundos. Este Brabus lo hace en 3,1. Para que no se nos olvide: estamos hablando de una berlina de cinco metros y más de dos toneladas. El sonido del motor es rabioso en modo Sport+. Pero si quieres viajar tranquilamente en las plazas traseras, tu chófer solo tiene que apretar un botón, y cambiar la conducción a un programa más moderado para que reine el silencio en el interior. +

Con el pie a tabla

Prueba: Brabus 800 Mercedes-AMG S 63

Pero no es el modo que hemos probado hoy, claro. 800 CV necesitan espacio para correr. Salto a una autovía alemana, me quedo en el carril izquierdo. Lo que más me preocupa es la velocidad a la que van apareciendo otros turismos en cuando piso el acelerador. Intento mantener distancias: por seguridad, y porque en ningún caso quiero rayar una berlina que cuesta más de 300.000 euros.

Y por fin, la imagen que estaba esperando: esa adorada señal de tráfico redonda y blanca, atravesada por cinco franjas negras. ¡Por fin! En Alemania, eso significa que no hay límite de velocidad. Selecciono el modo Sport+, y en modo manual, pongo el convertidor en la tercera relación y piso el acelerador a fondo. Los 1.000 Nm aparecen ya desde las 3.600 vueltas, los nuevos turbocompresores soplan con una presión máxima de 1,6 bares, el Brabus 800 sale catapultado hacia delante.

El Brabus Clase S 800... ¡A fondo!

El cambio de relación no se produce hasta poco antes de las 7.000 revoluciones, y el empuje no desfallece en ningún momento. La sexta relación se inserta cuando ya vuelo a 270 km/h. Pero el fin del espectáculo aún está muy lejos: el Brabus 800, sencillamente, sigue acelerando. En Brabus aseguran que llega a los 300 sin problemas. El velocímetro me marca 314. La sensación, por la manera que empuja, es que podría seguir hasta los 350.

El problema: aunque el velocímetro es digital, está programado para marcar un máximo de 330 km/h. Y en contra de lo que imaginas, no es tan fácil cambiarlo. Con todo, en el último Salón de Ginebra Brabus mostró su primer prototipo con un nuevo software para el cockpit digital, que les ha llevado seis meses desarrollar. Y será capaz de marcar hasta 400 km/h.

Recuperaciones de infarto

Este Clase S de 800 CV es capaz de pasar de 200 a 300 km/h más rápido que algunos deportivos de 0 a 100. Como poco, este Brabus 800 se siente, con su "pequeño" cuatro litros, tan poderoso como su antecesor, que llevaba un 5,9 V8. Y tiene una doble cara: si quieres disfrutar de las bondades de un Clase S, ponlo en modo Confort. Entonces se vuelve confortable y silencios. A pesar de que lleva el chasis con un ajuste más deportivo y ruedas de 21 pulgadas, es capaz de filtrar las irregularidades con absoluta delicadeza.

Prueba: Brabus 800 Mercedes-AMG S 63

¿Y el exterior? No pasarás desapercibido, en la mejor tradición de Brabus. El kit de carrocería se basa en el negro: de este color son las llantas, los aditamentos de la carrocería y el interior. El espoiler frontal de carbono, las aletas ensanchadas y el difusor trasero se encargan de darle un plus de agresividad al conjunto.

Lecturas recomendadas