Skip to main content

Noticia

El prototipo de Mustang Cobra R que se salvó de la quema

El prototipo de Mustang Cobra R que se salvó de la quema

Tras una dura vida de pruebas y test, este Mustang Cobra R debía ser destruido. Por razones desconocidas no fue así y ahora un afortunado estadounidense es dueño de esta rareza.

Un Mustang se parte en dos en una carrera callejera

Con cada lanzamiento de un nuevo modelo, son innumerables las unidades que se emplean tanto en su desarrollo como en su puesta a punto, en las presentaciones a la prensa y, más tarde para, para que los propios periodistas puedan llevar a cabo sus pruebas. Huelga decir que dichos coches tienen un trote ligeramente importante encima y que, por norma general, una vez terminado su cometido, son desechados. Por eso llama la atención que un prototipo de Ford Mustang Cobra R como este, siga vivo.

VÍDEO: Las cinco claves del Ford Mustang

El vehículo en cuestión pertenece a Brandon Clotz, un entusiasta del modelo, que lo adquirió pensando que era otra cosa. Se anunciaba como un Mustang Cobra R de 1993, de los que Ford solo fabricó 107 unidades, por lo que, a pesar de que no tenía el motor original, Clotz procedió a la compra.  Queriendo saber más sobre su nueva montura, pidió su historial a Marti Report, con la sorpresa de encontrarse que su coche había nacido como un Mustang GT de 1992, pero se le había montado, a petición de la propia Ford, todo el equipamiento del Cobra de 1993. Indagando un poco más descubrió que en realidad se trataba de una unidad de pre-producción del modelo que se había empleado en numerosas muestras y eventos con la prensa.

Y la cosa no acaba ahí porque, tras esa primera etapa de su vida, Ford mandó la unidad a Kar Kraft para convertirla en una mula de desarrollo para el Cobra R, la variante pensada para uso en circuito del muscle car. En ese momento es donde recibió todos sus componentes  mecánicos de competición, aunque también su sentencia de muerte: una vez terminaran las pruebas, había que destrozar el coche. Visto lo visto, no llegó a cumplirse. ¿El motivo? Nadie parece saberlo, pero le ha dado a Clotz unos de los Mustang con una historia más peculiar detrás.

Lecturas recomendadas