Skip to main content

Noticia

Tecnología

¿Por qué no hacemos caso de la ruta ideal del GPS?

¿Por qué no hacemos caso de la ruta ideal del GPS?

Un estudio publicado en el periódico El País intenta dar respuesta a esta pregunta, ¿por qué no hacemos caso de la ruta ideal del GPS? Las razones son varias, algunas de ellas muy curiosas.

No te pierdas: 'Navegador o móvil con GPS, ¿qué interesa más?'

Seguro que en más de una ocasión la ruta que te marca como ideal el GPS no es la que coges finalmente. Y es que, según el estudio que publica el periódico El Pais, la mayor parte de los conductores no escogen la ruta ideal. Esto podría estar provocando una buena parte de las retenciones a las que debemos enfrentarnos, pues está ruta ideal tiene en cuenta el tráfico, buscando las vías en donde las condiciones sean más fluidas.

Y no es ninguna broma, no, para nada. Los atascos son una problemática que normalmente no ocupa nuestra cabeza pero que en realidad son causantes de pérdidas millonarias. Cuando pensamos en ellos, es en el momento justo en el que estamos atrapados en una gran retención. Según un cálculo realizado en Estados Unidos en el año 2014, los atascos en el país americano supusieron un coste de unos 160.000 millones de dólares. Una persona que viaja todos los días para acudir al trabajo debe sumarle unas 42 horas más y casi 1.000 dólares de combustible. Una locura.

VÍDEO: Así funciona el Tom Tom Vio

El estudio publicado en el periódico El País revela que la mayoría de conductores eligen su ruta favorita, y no ponen atención a la ruta ideal marca por el GPS. Si realizan un trayecto rutinario tienen un camino favorito en su cabeza del que no se mueven, y para hacer otros viajes normalmente cogen rutas alternativas basándose en esas vías favoritas que utilizan de manera rutinaria. Conclusión, la ruta ideal es descartada en la mayoría de casos.

Las razones que explican este hecho son varias, aunque podemos hablar de las más curiosas. Si bien, el estudio señala que la mayoría de conductores tienden a elegir rutas que al principio tengan rectas, aunque la que tiene más curvas sea más corta. Igualmente el conductor tiene en cuenta los puntos de referencia, o prefiere las rutas que van hacia el sur antes que las que apuntan al norte.

Fuente - El País


Lecturas recomendadas