Noticia

¿Podrán estos dos Lamborghini Huracán vitaminados con el Bugatti Veyron?

Lamborghini Huracan
Jorge Morillo

Te presentamos dos de las carreras de aceleración más interesantes que hemos visto en los últimos tiempos, con dos Lamborghini Huracán que poco tienen que ver con el original y un Bugatti Veyron como protagonistas. ¿Cuál crees que se impondrá en este duelo?

Que el Lamborghini Huracan es uno de los coches que más rápido aceleran del planeta es algo que todos sabemos. Sin embargo, eso no impide que haya otros que lo hagan mejor. ¿Por ejemplo? El Bugatti Veyron, que a pesar de haber sido sustituido por el Bugatti Chiron sigue dando que hablar. Un duelo desigual el que tendríamos entre el modelo italiano y el francés. Salvo que al motor del Lambo le incorporemos un sistema de sobrealimentación que eleve considerablemente su potencia, claro. Ve este vídeo y te seguimos contando...

Mucho más igualado de lo que pensabais, ¿verdad? La ocurrencia de este enfrentamiento es cosa de los chicos de TheBayAreaRacing, que han cogido dos unidades del Huracan bien vitaminadas para tratar de hacerle frente al Veyron. Famous Motorsports es el propietario de estas dos bestias italianas, las cuales muestran lo mejor de sí en carreras de aceleración como las que te hemos mostrado, en este caso de media milla de distancia.

No te pierdas: El Bugatti Veyron, un coche de récord

No tenemos datos acerca de la cifra de potencia que alcanzan ambos Lamborghini Huracan, pero sí podemos ver que se trata de un vehículo mucho más reactivo que el Veyron. Los primeros metros son un auténtico espectáculo por parte de los deportivos transalpinos, si bien el Bugatti va remontando poco a poco hasta rebasar a sus rivales. Pero ojo, que no por mucho, pues el Veyron marca 276 km/h por los 275 km/h de su rival.

Suponemos que otro gallo cantaría si en lugar de en una prueba de aceleración ambos modelos se viesen las caras en un circuito convencional. Ahí, el buen hacer del Huracán en las curvas respecto al Veyron seguro que hacían del segundo carne de derrota. Pero seamos sinceros, por muchas virtudes o defectos que tengan cada uno de estos coches, seguro que ninguno de nosotros hacía ascos a conducir el peor de los dos. Si es que se puede considerar de esta manera a semejantes joyas con ruedas, claro.