Skip to main content

Noticia

Coche eléctrico

NIO ET7, el sedán eléctrico de los 1.000 km de autonomía

NIO ET7
Tiene 653 CV.

NIO, a estas alturas, ya es un fabricante chino conocido en todo el mundo. La marca se ha centrado en los coches eléctricos, ya conocimos al ES8, un todocamino, y el EP9, uno hiperdeportivo; y ahora le toca el turno al primer sedán eléctrico, el NIO ET7, que destaca por su gran autonomía.

Y es que aunque su sistema de propulsión solo presenta una opción, con 653 CV y 850 Nm de par, gracias a un motor delantero de 245 CV y otro de 408 CV asociado al trasero, lo que le permite acelerar de 0 a 100 km/h en 3,9 segundos; la compañía ofrece tres baterías distintas, todas ellas de alta capacidad.

Prueba: Nio ES8 (2018): con baterías intercambiables

Así, la de acceso tiene 70 kWh, lo que permite recorrer 500 kilómetros antes de recargar. La intermedia tiene una capacidad de 100 kWh y homologa un alcance de 700 kilómetros; y, por último, la superior, de 150 kWh, hace que tenga una autonomía de 1.000 kilómetros.

Todavía más interesante es que éstas se podrán cambiar de manera totalmente automática en menos de tres minutos en los Power Swap Station 2.0, unas estaciones que están en desarrollo actualmente, que ocupan el espacio equivalente a tres plazas de aparcamiento y permiten intercambiar una batería por otra que este rellena al completo en tiempo récord y sin ningún esfuerzo.

NIO permite adquirir el coche con las baterías o alquilándolas (un método que en Europa ya está de capa caída). Lo último es más barato, con un precio de partida de 378.000 yuanes (casi 48.000 euros), pero hay que sumarle las cuotas mensuales. El primero implica un desembolso mayor, desde 448.000 yuanes (algo más de 56.000 euros).

Ahora bien, aunque su autonomía sea uno de sus puntos fuertes, el NIO ET7 también destaca por su avanzado sistema de conducción autónoma (que, eso sí, se paga con una suscripción mensual). Dispone de una cámara de 8 megapíxeles, procesadores de Nvidia que afirman ser siete veces más potentes que los que emplea Tesla, un sensor lidar de 1.550 nanómetros, con un alcance de 500 metros y un ángulo de visión de 120 grados; y un total de 33 sensores entre radares, sensores ultrasónicos, etc.

Y además