Skip to main content

Noticia

Prueba: Nio ES8 (2018): con baterías intercambiables

Prueba del Nio ES8 2018

Mientras otras 'startups' chinas aún están en la rampa de salida, Nio lanza ya su SUV de cinco metros y baterías intercambiables, para solaz de los conductores más refinados del país asiático. En AUTOBILD ya hemos tenido la oportunidad de conducirlo. Prueba: Nio ES8 (2018).

No te pierdas: 6 SUV chinos a examen

Los trayectos largos son la perfecta situación del Nio ES8. Gracias a su generosísima batalla de 3,01 metros, el espacio delante y detrás es muy desahogado, e incluso en la tercera fila pueden viajar dos adultos sin problemas. Con 652 CV y 840 Nm de par, este Nio no está inframotorizado, precisamente. En solo 4,4 segundo pasa de 0 a 100 km/h, y la punta es de 200.

Mejor en recta

En modo Sport, la carrocería rebaja su altura en cinco centímetros, y el tacto de la dirección se endurece, para darle más estabilidad a elevadas velocidades. Sin embargo, sus virtudes en recta se desvanecen cuando afronto una carretera de curvas: aunque tiene 2,5 toneladas, sus 2,5 toneladas salen a relucir por medio de un comportamiento torpón.

Las ruedas chirrían enseguida, y la entrada del ESP es tan despiadada, que muchas veces, cuando piso el pedal del acelerador, la respuesta es prácticamente nula. Según nos cuenta Nio, el ajuste tan intrusivo de este sistema se debe a que han priorizado la seguridad por encima de todo. Por otro lado, este Nio no da la sensación de poder llevarlo con un solo pedal de otros coches eléctricos. El chasis con suspensión neumática (que viene de Continental), eso si, filtra las irregularidades con increíble eficacia: es como si hiciera desaparecer los baches.

Prueba del Nio ES8 2018

La dirección es bastante directa, pero por desgracia, el poco enfoque dinámico del chasis destierra cualquier afán de conducción deportiva. Hay que tener en cuenta, de todas formas, que este Nio está concebido para el mercado chino. Para la variante europea, que ya está planeada, los técnicos de la marca ya han confirmado que modificarán el tarado y algunos ajustes del chasis.

Interior intuitivo

El manejo de los elementos de control se realiza por medio de una pantalla táctil tipo tablet, y un head-up display que da al conductor mucha información. Tanto los gráficos como la navegación por los menús hacen que el manejo general sea bastante sencillo.

Prueba del Nio ES8 2018

La mayor peculiaridad del ES8 son sus baterías intercambiables. El proceso dura tan solo 3,27 minutos, con el cronómetro en la mano (y por medio de un elevador). Si contamos la entrada y la salida del taller, seguimos hablando de menos de diez minutos. Un coche de gasolina no se rellena más rápido.

Prueba del Nio ES8 2018

Y de esta manera, el ES8 puede recorrer otros 355 kilómetros. Este SUV, por supuesto, también se puede recargar en surtidores eléctricos normales, y wallbox. Pero la marca calcula que tendrá preparadas 1.100 estaciones de cambio de batería de aquí a 2020. El precio del Nio ES8, al cambio, es de unos 57.780 euros.

¿Quieres saber cuál es tu coche ideal?

Y además