Noticia

El mundo al revés: un hombre denuncia a un semáforo

El mundo al revés: un hombre denuncia a un semáforo
Noelia López

No ha sido exactamente así, este conductor no ha denunciado al semáforo pero sí a quienes han aplicado la ingeniería que mide el tiempo que pasa en fase ámbar antes de ponerse en rojo. Y todo porque hace años multaron a su mujer por pasar la señal en rojo.

En el mundo al revés son los conductores los que denuncian a los semáforos. Y no, no es un cuento, es lo que ha sucedido en Oregon (EEUU).

Para llegar al origen de esta historia hay que hace un viaje en el tiempo unos cuantos años atrás.

Todo lo que debes saber sobre los semáforos con cámara

En 2013, una mujer fue sancionada por saltarse un semáforo en rojo. Le pusieron una multa de 500 dólares, unos 465 euros (en España la multa por esta misma infracción es de 200 euros y cuatro puntos).

Hasta aquí nada fuera de lo normal si no fuera porque su marido, de origen sueco e ingeniero de profesión, decidió iniciar una cruzada para evitar el pago de la sanción.

Lo que hizo entonces fue presentar una denuncia contra el Gobierno alegando que el sistema de medición del tiempo que debe pasar un semáforo en ámbar antes de marcar la señal roja está mal calibrado.

Su intención era demostrar que si su mujer se había saltado el semáforo en rojo era por culpa de la señal que no respetó el tiempo legalmente establecido y el margen que todo semáforo debe ofrecer a las conductores.

Mira cómo funciona la tecnología de Audi que avisa cuando los semáforos están en verde

El 'zasca' del Gobierno al conductor

Si hasta aquí la ocurrencia del demandante te parece estrambótica, espera a ver el lío en que se ha metido.

La respuesta del Gobierno a la denuncia del ingeniero sueco ha sido que carece de licencia para actuar en calidad de ingeniero por lo que en caso de seguir adelante en su empeño de demostrar la mala praxis con los semáforos podría enfrentarse a una peña ¡de un año de cárcel!

El hombre no se ha amedrentado y ha recurrido a la Primera Enmienda para aclarar que "no es necesario ser un abogado con licencia para escribir un artículo crítico de una decisión del Tribunal Supremo, que no es necesario ser un arquitecto de paisaje con licencia para crear un blog de jardinería, y que no es necesario ser un ingeniero autorizado para hablar de semáforos “.

Imagen de perfil de Noelia López

Redactora de AutoBild.es

Yo escribo porque pienso que tú me lees