Skip to main content

Noticia

Motor

Microhíbrido o GLP con Etiqueta ECO, ¿qué coche es mejor comprar?

Etiqueta C y etiqueta Eco
Dos alternativas asequibles.

La DGT está dándole vueltas al sistema de etiquetas peor, hasta que se haga la reforma, que apunta a endurecer los criterios, lo cierto es que las marcas han dado con maneras de hacerse, de manera relativamente sencilla, con la Etiqueta ECO. Dos de ellas son optar por un coche microhíbrido o decantarse por uno con Gas Licuado Petróleo (GLP). ¿Cuál de los dos es mejor comprar?

Etiqueta idéntica

Aquí no hablamos de mecánicas que permitan acceder a una Etiqueta Cero o a una ECO, ambos sistemas de propulsión otorgan la segunda, así que desde ese punto de vista da igual optar por uno o por otro. ¿Qué ventajas otorga ser ECO? Las siguientes:

  • No pagan el impuesto de circulación

  • Se benefician de un descuento en el Impuesto de Vehículos de Tracción Mecánica

  • No tienen restricciones a la hora de entrar en las zonas de bajas emisiones de las ciudades

  • En Madrid tienen un descuento del 50% al aparcar en zonas del Servicio de Estacionamiento Regulado (SER)

Ventajas y desventajas de un microhíbrido

Las mecánicas MHEV son el claro ejemplo de “hecha la ley, hecha la trampa”. Se trata de un tipo de hibridación ligera que no supone mucho coste para las marcas y les sirve para hacerse con la preciada etiqueta. Como ventajas para el medioambiente está el hecho de que rebajan las emisiones contaminantes respecto a un gasolina/diésel equivalente y como ventaja para el conductor hay que señalar que también reducen el consumo del vehículo. Ahora bien, hay que tener en cuenta que, dado que el apoyo eléctrico es muy pequeño, el ahorro de combustible es mínimo, quedándose lejos de un híbrido autorrecargable convencional.

Coches GLP: todo lo que hay que saber

Ventajas y desventajas del GLP

Junto a la electrificación, optar por combustibles basados en el gas es otra manera de acceder a la etiqueta ECO, ya sea Gas Natural Comprimido (GNC) o GLP. Éste constituye una alternativa respetuosa con el medio ambiente, pues emite menos CO2 que los gasolina y menos NOx que los diésel. Además, es un combustible muy económico, hasta el punto de recortar el precio de la gasolina casi a la mitad. Esto hace que el coste de uso sea mucho menor, por lo que es un ahorra importante para el bolsillo.

Las desventajas de decantarse por un modelo con este sistema son básicamente dos: el rendimiento energético del combustible es menor, lo que hace que el coche pierda potencia y consuma más; y no en todas las gasolineras hay un punto de repostaje de GLP, aunque por suerte la red cada vez es más amplia.

Y además