Skip to main content
Imagen de perfil de Aarón  Pérez
La opinión de
Aarón Pérez

¿Es el GLP una alternativa real a los motores de gasolina puros?

GLP alternativa gasolina
¿Es el GLP una alternativa real a los motores de gasolina puros? Analizamos lo que ofrece este carburante alternativo y si realmente interesa apostar por él.

En un momento en el que el combustible tradicional cada ves es más caro, en el que existen restricciones al tráfico en las grandes ciudades, en el que nos hemos concienciado de la importancia de la contaminación y las emisiones de partículas nocivas, es el momento de buscar alternativas. Existen opciones a largo plazo, como el coche eléctrico, y otras a corto y medio plazo que nos permitirá ahorrar en costes y contribuir para reducir la contaminación. ¿Es el GLP una alternativa real a los motores de gasolina puros?

No te pierdas: ¿Cómo se convierte un coche en GLP?

Cuando hablo de alternativas a corto y medio plazo me refiero, por supuesto, a los coches híbridos. Dejando a un lado los híbrido e híbridos enchufables (los cuales equipan un segundo motor eléctrico), me centraré en los coches de gas, es decir, los coches que son impulsados tanto por Gas Natural Comprimido (GNC) como por Gas Licuado del Petróleo (GLP). Y dado que la oferta de modelos de GNC es más limitada y, además, no se pueden realizar conversiones, trataré de mostrarte si realmente merecen la pena los coches de GLP debido a su fácil accesibilidad.

El GLP frente al GNC, ¿interesa?

El GLP es un combustible derivado del petróleo que se usa en la automoción (entre otras aplicaciones) con vehículos equipados con motores de combustión interna, concretamente motorizaciones de gasolina. Ya que no se necesita realiza modificaciones (en los coches de GNC es necesario ajustar la culata, entre otros aspectos), el GLP gana fuerza entre aquellos que deseen un coche más eficiente y barato de mantener, a la par que disfrutar de la etiqueta ambiental ECO de la DGT sin necesidad de comprar un híbrido tradicional.

Frente a su alternativa más directa, el GNC, el GLP presenta estas importantes ventajas:

  • Es más económico
  • Es más fácil de repostar y más accesible
  • Es más seguro (el depósito de combustible no necesita soportar tanta presión)
  • El motor no pierde potencia y no necesita modificaciones
  • Se puede realizar una conversión homologada con casi cualquier coche de gasolina tradicional

Mientras tanto, los coches de GLP presentan un consumo más elevado que los de GNC y de gasolina tradicionales, lo que se convierte en su principal desventaja. Con el Gas Natural Comprimido, además, comparte la ventaja de que reduce las emisiones de partículas contaminantes en comparación con el diésel y la gasolina, y que se beneficia de la etiqueta ambiental ECO.

¿Es el GLP una alternativa real a los motores de gasolina puros?

Si lo comparamos con la gasolina, el GLP también presenta en el precio su principal ventaja. Y es que el litro del gas tiene un coste de alrededor de 0,70 euros, dependiendo de la época del año y de la gasolinera, mientras que la gasolina se encuentra, en el momento de escribir estas líneas, alrededor de 1,30 euros el litro, lo que supone una importante diferencia a tener en cuenta. 

A pesar de que el consumo cuando el vehículo circula con GLP es algo más elevado, el coste se equilibra al tener en cuenta la diferencia de aproximadamente 0,60 euros en el litro de ambos carburantes, lo que, a la larga, supone un importante ahorro si siempre (o casi siempre) circulas con gas en lugar de con gasolina. 

Por otro lado, un coche de GLP tiene una mayor autonomía que su homólogo de gasolina. Esto se debe a que conserva, por norma general, el tamaño del depósito de gasolina y añade un segundo depósito para el Gas Licuado del Petróleo, lo que supone que en muchos vehículos dispongas de más de 100 litros para recorrer una larga distancia a un bajo coste por kilómetro.

Lo mejor es que un coche de gasolina convencional se puede convertir a GLP de manera económica y homologada. Basta con acudir a un centro especializado, realizar la conversión y posteriormente realizar una ITV de reforma que homologue e incluya en la ficha técnica esta modificación. Una vez realizada, el vehículo no perderá potencia ni sus características originales (tan solo pierde la rueda de repuesto ya que en su lugar se instala el depósito para el GLP).

A día de hoy, en mi opinión, el GLP es una alternativa real a los coches de gasolina puros por dos razones principales. La primera, el evidente ahorro en costes que conlleva utilizar GLP en lugar de gasolina para desplazarte. Y, la segunda, porque aumentas la autonomía del vehículo, no afecta a su rendimiento y, si realizas una conversión, amortizas la inversión al cabo del tiempo. Además, si compras un coche de GLP, te beneficias de la etiqueta ECO de la DGT, algo que un coche de gasolina puro, salvo microhibridación, no puede lucir.

Y además