Skip to main content

Práctico

Coches a Gas: cómo funciona, modelos, dónde repostar…

Coches a gas

Los coches a gas son una alternativa eficiente al combustible tradicional. Descubre cómo funcionan, qué modelos existen en el mercado, dónde repostar…

La industria del automóvil se ha centrado tanto en el coche híbrido como punto intermedio de la carrera de desarrollo para el coche eléctrico que ha olvidad0 una solución interesante (y económica) a los coches con motores de combustión tradicionales. Los coches a gas son una alternativa eficiente al combustible convencional que disfrutan de una serie de ventajas especiales. En este práctico vamos a descubrir cómo funcionan, qué modelos existen en el mercado, donde repostar…

No te pierdas: Los 7 coches de gas natural más interesantes de comprar

Actualmente existen dos tipos de gas automotriz en el mercado: el gas natural comprimido (GNC) y el gas licuado del petróleo (GLP). Cada uno de ellos aporta una serie de ventajas explícitas sobre la gasolina o el diésel convencional, y se diferencian entre sí por sus características, tipo de repostaje, precio, consumo o prestaciones. 

Coches GNC y GLP

Los coches de gas son una interesante alternativa a los vehículos de combustión alternativa por una serie de factores. En primer lugar, supone un importante ahorro en gastos de combustible para el conductor, ya que el precio del GLP y el GNC es inferior al del litro de gasolina o diésel. También es más eficiente en cuanto a las emisiones contaminantes, ya que la combustión de este carburante emite menos partículas a la atmósfera que los combustibles clásicos.

Por otro lado, un coche a gas permite aumentar la autonomía, ya que dispone de un segundo depósito (o incluso más dependiendo de la configuración que le haya otorgado el fabricante) adicional al de gasolina, con el que se puede recorrer un mayor número de kilómetros sin necesidad de repostar. Por último, aunque un coche a gas se puede alimentar también de gasolina (el diésel no es compatible con el GNC y el GLP), la DGT los categoriza con la etiqueta ambiental ECO, con las ventajas que conlleva la pegatina para los coches híbridos.

Diferencias entre GLP y GNC

Sin embargo, los coches de GNC y los de GLP no son iguales. Existen una serie de diferencias que residen, ya sea en la propia configuración del sistema de propulsión del vehículo como en la composición del carburante. Por ello, no existe ningún modelo que se ofrezcan en versiones GNC y GLP, ya que mecánicamente conlleva una serie de adaptaciones sobre la base de un mismo motor de gasolina. Estas son las principales diferencias:

  • Composición: la composición de ambos combustibles es diferente en sí misma. Aunque ambos proceden del gas natural, éste se combina con otros elementos que permiten diferenciarlos. El GNC es un 90% metano y se vende comprimido para el uso en automóviles, mientras que el GLP (también conocido como Autogas) se mezcla con butano y propano.
  • Potencia: tomando como base un motor de gasolina, un coche de GLP no supone ninguna modificación importante que implique un aumento o reducción de potencia. Sin embargo, los motores de los coches de GNC, en su conversión para ser utilizados con tanto con gas como con gasolina, experimentan una pérdida de potencia que oscila entre un 15% y un 20%. Por ello, es normal encontrar un mismo motor gasolina (por ejemplo, el 1.5 TSI de Volkswagen) que con gasolina tiene una potencia superior (150 CV) y que con la conversión a gas pierde algo de rendimiento (130 CV).
  • Consumo: el consumo también es otro apartado en el que se registra una importante diferencia. Un coche de GLP registra un consumo aproximadamente un 20% superior que cuando emplea gasolina, mientras que un coche de GNC puede reducir el consumo hasta la mitad comparado con el que registra cuando emplea gasolina. Cabe mencionar que ambas opciones funcionan con gas o con gasolina, pero nunca combinan el combustible en la cámara de combustión.
  • Almacenamiento: el almacenaje del gas en el vehículo es otra de las principales diferencias. El GLP, como su propio nombre indica, es un gas que ha sido licuado, es decir, convertido en líquido, por lo que, además de contar con más poder calorífico, se puede almacenar a presiones más bajas, generalmente entre 95 y 110 psi. Por el contrario, el GNC se encuentra en estado gaseoso y su almacenamiento se realiza mediante compresión en depósitos específicos a unos 2.900 psi. Si se produce una fuga de combustible, el GNC es liviano y se disipará en la atmósfera, mientras que el GNC, al ser un líquido, caerá al pavimento.
  • Precio: el factor precio es el último de los aspectos diferenciadores entre ambos combustibles. El precio del GNC oscila alrededor de 1 euro el kilogramo (se comercializa por kg, pero es equivalente a litros en cuanto a consumo), mientras que el GLP es más barato, del orden de 0,70 euros el litro.

GNC en España: ¿dónde repostar gas?

La disponibilidad de estaciones de GNC en España, o gasineras, es más limitada en comparación al GLP. Actualmente se han abierto un total de 73 estaciones de servicio de GNC en todo el territorio español, mientras que otras 37 gasineras se encuentran en proyecto o en fase de construcción. En este mapa puedes consultar la disponibilidad de estas estaciones de servicio.

La razón por la que este combustible tiene una menor disponibilidad que el GLP o Autogas, que actualmente cuenta con más de 600 puntos de repostaje (aquí tienes un mapa con todas las estaciones de servicio), se debe a una menor penetración de este combustible en nuestro mercado. Por ejemplo, en Italia disfrutan de más de 1.300 estaciones de GNC, un número realmente mayor si lo comparamos con las poco más de 70 que se encuentran en España.

Te interesa: 3 coches a gas natural comprimido interesantes

Además, el GNC no es distribuido por las principales petroleras que operan con sus estaciones de servicio en nuestro país, sino que es suministrado por compañías especializadas en gas natural, lo que supone tener que instalar desde cero toda la infraestructura, en lugar de equipar un surtidor específico de GLP en una gasolinera, mucho más fácil, rápido y económico.

Modelos y sus precios

En el listado a continuación vas a encontrar toda la oferta de coches a Gas Natural en España y sus precios.

Prueba del Seat Arona TGI

Coches GNC

Modelo Precio Potencia Consumo Maletero
Audi A3 Sportback g-tron 30.910 euros 130 CV 4,3 kg/100 km 280 litros
Audi A4 Avant g-tron 43.820 euros 170 CV 4 kg/100 km (NEDC) 415 litros
Audi A5 Sportback g-tron 46.830 euros 170 CV 3,9 kg/100 km (NEDC) 390 litros
Seat Mii EcoFuel 10.090 euros 68 CV 3 kg/100 km (NEDC) 213 litros
Seat León TGI 18.650 euros 130 CV 4 kg/100 km 275 litros
Seat León ST TGI 19.670 euros 130 CV 4 kg/100 km 482 litros
Seat Arona TGI 15.050 euros 90 CV 3,5 kg/100 km (NEDC) 282 litros
Seat Ibiza TGI 12.400 euros 90 CV 3,3 kg/100 km (NEDC) 262 litros
Skoda Octavia Combi G-Tec 19.150 euros 130 CV 4,2 kg/100 km 480 litros
Volkswagen Golf TGI 26.160 euros 110 CV 3,6 kg/100 km (NEDC) 291 litros
Volkswagen Golf Variant TGI 30.630 euros 110 CV 3,6 kg/100 km (NEDC) 424 litros
Volkswagen Polo TGI 19.620 euros 90 CV 3,1 kg/100 km (NEDC) 251 litros
Prueba del Subaru Outback GLP Black Edition

Coches GLP

Modelo Precio Potencia Consumo Maletero
Dacia Sandero GLP 9.970 euros 90 CV 4,3 l/100 km 320 litros
Dacia Sandero Stepway GLP 11.020 euros 90 CV 3,5 l/100 km (NEDC) 320 litros
Dacia Duster GLP 13.080 euros 115 CV 5,7 l/100 km 445 litros
Fiat 500 BiFuel GLP 15.950 euros 69 CV 4,5l/100 km 165 litros
Ford Fiesta GLP 18.349 euros 75 CV N.d. 292 litros
Subaru Impreza GLP 22.250 euros 114 CV 7,6 l/100 km N.d.
Subaru XV GLP 23.650 euros 114 CV 8,0 l/100 km N.d.
Subaru Levorg GLP 27.900 euros 150 CV 8,5 l/100 km N.d.
Subaru Outback GLP 31.650 euros 175 CV 8,6 l/100 km N.d.

Y además