Skip to main content

Noticia

Motor

Por qué el Mazda 3 puede competir con el Mercedes Clase A

Mazda 3
El Mazda 3 es un compacto que ha ganado mucho en todos los sentidos tras la llegada de su última generación. De hecho, hay quien considera que puede ser un rival de altura para los modelos 'premium' alemanes como el Mercedes Clase A. ¿Por qué? Por todo lo que te vamos a contar en este artículo.

La cuarta generación del Mazda 3 es uno de los vehículos compactos que más críticas positivas se ha llevado en los últimos tiempos. El evidente salto dado respecto al anterior modelo ha hecho que se le considere uno de las unidades generalistas más interesantes de entre las de su tamaño. De hecho, hay quien considera que tiene argumentos más que suficientes como para pelearle ventas a coches como el Mercedes Clase A. ¿Generalista o 'premium`? Si uno conoce a fondo el producto japonés, es complicado encasillarlo, especialmente si uno se decanta por alguno de los acabados más completos. ¿Puede competir con el Clase A y compañía? Vamos a verlo.

Lo primero a destacar del compacto de Mazda es que tiene una gama mecánica escueta pero concisa. Los nipones saben lo que quieren ofrecer, y no podemos negar que es ciertamente curioso ver cómo se decantan por una vía que el resto de fabricante prácticamente ya ni tocan. El propulsor estrella es un atmosférico de 2.0 litros y 180 CV de potencia. La gran novedad que aporta es que puede funcionar con un encendido por chispa como los gasolina de toda la vida o bien por compresión, tal y como ocurre con los diésel. Para no hacer larga la película, esto deriva en un menor consumo y en un ahorro de emisiones. Eso sí, hay que tener en cuenta que hay que aprender de nuevo a conducir un motor de este tipo. Estando acostumbrados a las unidades turbo como lo estamos hoy en día, conviene recordar que el rendimiento de un motor atmosférico llega de otra manera. Si queremos correr, hay que revolucionar el coche.

VÍDEO: Así es el nuevo Mazda 3

Además de este propulsor, llamado Skyactiv-X, el Mazda 3 ofrece una segunda unidad de gasolina, denominada Skyactiv-G y con una potencia de 122 CV. El encendido en este caso es el de toda la vida. Además, para los que vayan a completar muchos kilómetros anuales, la firma japonesa tiene a la venta una unidad diésel de 1.8 litros de cilindrada (los de gasolina son 2.0) que desarrolla 116 CV. Por cierto, faltaba decir que los dos motores de gasolina cuentan con un sistema mild-hybrid que le permite lucir al compacto la Etiqueta Eco de la DGT.

No te pierdas: Prueba del Mazda3 2019

Más allá de su atractivo diseño exterior, que puede ser algo subjetivo, lo que es de aplaudir en el caso del compacto de origen japonés es su interior. Presenta calidad por los cuatro costados con un cuidado de los detalles que no merece ataque ninguno. También hay que vertir críticas positivas sobre su entramado multimedia, puesto que su sistema de infoentretenimiento dispone de una pantalla de gran tamaño que además es compatible con los protocolos Apple CarPlay y Android Auto. Respecto al cuadro de mandos, no existe la posibilidad de incorporar uno totalmente digital, pero el que viene de serie es lo suficientemente completo como para no echar de menos este punto. Además, en su parte central hay una pantalla TFT de siete pulgadas donde se muestran las informaciones más importantes. Respecto al maletero, ofrece una capacidad de 358 litros, mientras que el Mercedes Clase A se mueve entre 360 y 370 según la versión. Eso en cuanto a la variante hatchback, porque conviene no olvidar que el Mazda 3 también se vende con carrocería sedan, en cuyo caso la zona de carga pasa a ser de 450 litros.

Mercedes Clase A
El Mercedes Clase A tiene en el Mazda 3 a un nuevo rival del que preocuparse.

El Mazda 3 se vende en España con tres niveles de equipamiento diferentes, que son el Origin, el Evolution y el Zenith. El primero de ellos ofrece ya elementos como el Head-Up Display, faros de LED o el sistema multimedia con navegador. También son de serie desde el primero de los acabados ayudas a la conducción como la frenada automática con detección de peatones, el avisador de cambio involuntario de carril, el programador de velocidad activo y el reconocimiento de señales . El siguiente nivel aporta extras como la cámara de visión trasera o el sistema de acceso sin llave, mientras que el más completo aporta un sistema de iluminación adaptativo, el sistema de audio Bose y algunos detalles estéticos específicos. Todo ello se puede completar con extras como el Paquete Safety, que aporta el detector de fatiga, el detector de tráfico delantero y trasero capaz de frenar de forma automática o el control de crucero, que es capaz de seguir al coche de delante en un atasco.

¿Puede el Mazda 3 competir con el Mercedes Clase A?

Visto lo visto, el Mazda 3 puede considerarse como un coche prácticamente 'premium' en el caso de que vaya equipado hasta arriba, y es ahí donde puede hacer daño a modelos como el Mercedes Clase A. Hay que tener en cuenta que el alemán tiene un precio de salida de 29.415 euros. Esta cifra te da derecho a contar con el motor de gasolina de 136 CV y el equipamiento más básico. Y se acabó. Se acabó en el sentido de que el Mazda 3 más equipado y con el motor más potente empieza en 30.165 euros. El siguiente Clase A, con el diésel de 116 CV y el equipamiento más sobrio, ya supera esa cifra. Y qué queréis que os diga, siempre he sido del pensamiento que más vale ser cabeza de ratón que cola de león. Al menos en lo que a los coches se refiere, claro...

Y además