Noticia

Mantenimiento preventivo del coche: así se evitan averías

Mantenimiento preventivo del coche: así se evitan averías

Noelia López

25/03/2016 - 09:00

Realizar un correcto mantenimiento preventivo del coche es la mejor forma de evitar averías. Cuando parece que todo marcha bien es normal sentir pereza por ir al taller, pero seguir las indicaciones que da el fabricante en el libro de mantenimiento, a la larga, es la clave para ahorrar.

¿Cambias el aceite y los filtros cuando dice el fabricante? ¿Estás pendiente del desgaste de las ruedas? Si es así, estás realizando un correcto mantenimiento preventivo de tu coche que es la mejor forma de evitar averías de las gordas.

Cuando de cuidar el vehículo se trata, hay que distinguir tres tipos de mantenimiento:

- Mantenimiento correctivo

Es el más recurrente (aunque por el nombre no lo identifiques. Es el que aplican quienes esperan a que se rompa o averíe alguna pieza para hacer frente a la reparación. 

- Mantenimiento predictivo

Tal y como explican los expertos de Eurotaller es el proceso por el cual intentamos adelantarnos a posibles averías o desperfectos que pueda sufrir el coche en un futuro cercano. 

- Mantenimiento preventivo

Viene marcado en el libro de mantenimiento que da el fabricante. Si se cumple en los plazos establecidos, se pueden evitar algunas de las averías más costosas que puede sufrir tu coche.

Ahora bien, ¿en qué consiste el mantenimiento preventivo?

Vamos a repasar a continuación las operaciones básicas que se engloban dentro del denominado mantenimiento preventivo del coche. Algunas podrás hacerlas tú mismo; otras, requerirán pasar por el taller.

Mantenimiento preventivo del motor

¿Te has planteado alguna vez hasta dónde podría llegar tu coche sin aceite?

No hay cifra estandar para saber cuándo hay que sustituir el aceite del motor. Lo habitual es entre 5.000 a 10.000 km; la cifra exacta para cada marca y modelo hay que consultarla en el manual del fabricante.

Recuerda que el motor tiene otro lubricante a revisar: el aceite de la transmisión (una fuga genera su prematuro desgaste).

Vigila también las correas y mangueras del motor. Una simple inspección visual es suficiente para descartar fisuras  o cambios de color y que no estén gastadas o corroídas. 

Y no olvides los filtros:

- El del aire se cambia cuando está sucio.

- El del aceite se pone nuevo cada dos cambios de aceite o cada 15.000 kilómetros aproximadamente.

- El de gasolina se suele sustituir al mismo tiempo que se cambia el aceite. 

Batería

Algo tan 'tonto' como quedarte sin batería puede dar al traste con tus vacaciones de Semana Santa. Su vida útil de una batería oscila entre dos y tres años, aunque depende del tipo de conducción. Sigue nuestros consejos para cuidar la batería.

Luces

Esto también puedes (y debes) hacerlo tú de manera periódica. Asegúrate de que no llevas ninguna bombilla fundida y que van debidamente alineadas (si no es así, puedes deslumbrar a los conductores que vienen en sentido contrario).

Cómo y cuándo utilizar cada una de las luces del coche

Frenos

El mantenimiento preventivo del sistema de frenos de un vehículo incluye las siguientes operaciones:

-  Verificar que el líquido de frenos está limpio y sobre el nivel mínimo requerido.

- Cambiarlo cada seis meses.

- Comprobar cada cierto tiempo y siempre antes de iniciar un viaje el estado de las pastillas y los discos. Conduce siempre pendiente de los síntomas de desgaste de los frenos.

Neumáticos

Otro de los grandes olvidados por los conductores a pesar de que su labor como elementos de seguridad es vital (no olvides nunca que son el único punto de contacto del coche con el asfalto).

Lo que debes haces es comprobar cada mes que la presión es la correcta y adecuarla a las circunstancias (ante un viaje con el maletero lleno, por ejemplo, es recomendable darles un poco más de aire). También hay que estar alerta de la profundidad del dibujo de la banda de rodadura. Por Ley, no debe ser inferior a 1,6 mm pero no es nada recomendable llegar a esa cifra sobre todo en primavera cuando es de esperar que aumenten las lluvias y el neumático necesite evacuar agua con mayor eficacia.

Estos son los consejos para reconocer unos neumáticos saludables.

Amortiguadores

El sistema de suspensión no solo afecta al confort de marcha, también puede derivar en costosas averías e, incluso, accidentes de tráfico. Por eso es importabnte tener claro cuándo hay que cambiarlos.

Escape

El sistema de escape es el que lleva los gases del motor al exterior del vehículo. El mantenimiento preventivo de dicho elemento consiste en verificar no solo que cumple correctamente esta función, también que no tiene agujeros ni está oxidado. Presta atención al color del humo, dice mucho del estado de tu coche.

Lecturas recomendadas

Imagen de perfil de Noelia López

Noelia López

Redactora de AutoBild.es

Yo escribo porque pienso que tú me lees

Buscador de coches