Cómo y cuándo utilizar cada una de las luces del coche

Cómo y cuándo utilizar cada una de las luces del coche

10/16/2015 - 09:13

De cruce, de carretera, de emergencia... todo vehículo equipa, entre otras, seis luces. ¿Sabes cómo y cuándo debes utilizar cada una?

Vamos a saltar por esta vez la explicación de por qué, en carretera, es tan importante ver como ser visto y nos vamos a centrar en los sistemas que tiene el coche para cumplir ambas funciones. Pero hoy no toca hablar de cuáles son, ni por qué están donde están, sino de su uso adecuado. Hoy toca repasar cómo y cuándo debemos utilizar cada una de las luces de nuestro coche.

No son las únicas (hay más), pero todo vehículo monta estas seis luces:

1. Luces de cruce.

Son las que, popularmente, se conocen como 'cortas'. De noche se usan en todas las vías y de día, en condiciones de escasa visibilidad.También debes llevarlas encendidas sea la hora que sea en túneles, carriles reversibles, adicionales y habilitados para circular en sentido contrario.

Desde hace tiempo, la DGT aconseja circular con las luces de cruce encendidas durante el día ya que los vehículos se distinguen mejor. 

2. Luces de carretera.

O 'largas', para que nos entendamos. Estas se usan solamente noche, en carreteras insuficientemente iluminadas. La norma indica que cuando no se lea una matrícula a 10 metros o no veas un vehículo oscuro a 50 metros, circulando a más de 40 km/h, debes encenderlas.

Si circulando con la luz de carretera encendida deslumbras a peatones y a otros conductores (ya sea de frente o por los retrovisores), debes cambiar de inmediato a las luces de cruce. En ciudad no se utilizan, nunca.

3. Luces antiniebla delanteras.

Indicadas para aquellos momentos en que la visibilidad disminuye a causa de la lluvia intensa, nevada o niebla espesa o nubes densas de humo o polvo y las luces de cruce no son suficientes.

Estas luces no son obligatorias (de hecho, no todos los vehículos las llevan) y se utilizan combinadas con las cortas o largas.

4. Luces antiniebla traseras.

Se diferencias de las de posición porque son más intensas. Son de uso obligatorio cuando hay niebla, lluvia intensa o nevadas; en el resto de condiciones es mejor no encenderlas pues puedes molestar al resto de conductores.

5. Luces de posición.

Como su nombre indica son las encargadas de 'anunciar' la posición y anchura del coche, por eso siempre acompañan a las luces cortas, largas y/o antiniebla. 

Dos anotaciones: enciéndelas siempre que tengas que inmovilizar el vehículo en la calzada (junto a las de emergencia), pero recuerda que no iluminan.

6. Luces de marcha atrás.

Del uso de estas puedes 'olvidarte' ya que se encienden de forma automática cada vez que engranas la marcha atrás. De lo que no debes olvidarte es de revisar su estado cada poco tiempo para evitar circular con alguna fundida. 

Te puede interesar:

Impresionante baile de un helicóptero y un Toyota GT86

Así sueñan los niños los coches del futuro

Sobre vacío, el útilo timo en la venta de coches

Cómo pagar una multa por Internet en cinco pasos

La mayor prueba de coches jamás contada

Más de Espacio Toyota