Noticia

Los coches que Caja Madrid regalaba a sus directivos

Los coches que Caja Madrid regalaba a sus directivos

Noelia López

29/01/2015 - 16:59

Por si disponer de una tarjeta black les parecía poco, los beneficiarios de estas prebendas también pudieron disfrutar de coches de lujo al margen de su retribución.Y no solo el oficial con chófer que les ponía la entidad, sino otros para su uso particular. Estos cochazos iban solo destinados a la cúpula directiva de la entidad (es decir, Blesa y sus acólitos). Caja Madrid ha sido rescatada con dinero público, y ha estafado a miles de ahorradores con preferentes.

Los beneficiarios de las tarjetas 'black' de Caja Madrid también disfrutaban de coches de lujo al margen de su retribución. Este lujo quedaba reservado solo a la cúpula directiva (Blesa y sus directivos más cercanos). No estamos hablando del vehículo oficial, con chófer incluído, que el equipo de Miguel Blesa tenía a su disposición (un Audi A8 para los del primer escalón y un A6 para los del segundo); sino de modelos 'premium' que la entidad les regalaba para uso y disfrute personal.

El Ferrari de Miguel Blesa

Por lo que cuenta el diario El Confidencial, Miguel Blesa adjudicaba un coche u otro en función de la importancia que diera a cada uno de sus directivos. Los más VIP tenían en la puerta un Audi A8; los VIP de segundo grado, un A6; y los menos importantes (miembros de la Fundación Caja Madrid  o del equipo de comunicación) tenían un 'pool', es decir, un coche que compartían entre varios y cuyo uso debían solicitar a la secretaria del presidente.

Hasta aquí, puede parecer una práctica extendida en muchas empresas privadas. Pero es que, además, los altos cargos de Caja Madrid (muchos de los que disfrutaban de las tarjetas B) se llevaban de regalo un cochazo para sus viajes personales. 

Siempre según las informaciones destapadas por El Confidencial, el propio Miguel Blesa dejó su Audi A8 oficial para cambiarlo por un BMW Serie 7 blindado que, a pesar de que le costó nada menos que 510.000 euros, no le terminó de convencer. "No es la cosa más cómoda del mundo", dijo en 2011. Cabe recordar que, apenas unos meses después, Caja Madrid lanzó la mayor emisión de preferentes (3.000 millones), con lo que estafó  a miles de ahorradores.

Quizá por eso, al BMW Serie 7 sumó un Mercedes ML de color azul que utilizaba para desplazarse a las cacerías de las que era tan aficionado. Mientras que segundo de a bordo, Ildefonso Sánchez Barcoj, tenía otro Mercedes y el tercero de la cúpula, Matías Amat, un BMW Serie 7, pero sin blindar.

La fórmula del coche de empresa no se quedaba solo en el entorno más cercano a Blesa. Los del segundo escalón del grupo de directivos de Caja Madrid también disfrutaban de ellos. Aquí El Confidencial hace alusión a unidades de negocio y divisiones territoriales que tenían un límite a gastar, pero que les permitía llegar a marcas de lujo como Audi y BMW.

Un ejemplo de los coches que Caja Madrid regalaba a sus directivos lo encontramos en Mariano Pérez Claver. Fue consejero delegado de la corporación industrial de Caja Madrid. En 2009, le trasladaron a SOS Cuetara, pero, a cambio, le regalaron un Mercedes descapotable de color granate.

Fuente: El Confidencial

Lecturas recomendadas

Imagen de perfil de Noelia López

Noelia López

Redactora de AutoBild.es

Yo escribo porque pienso que tú me lees

Buscador de coches