Skip to main content

Noticia

El Hennessey Exorcist es más rápido que el Dodge Demon

Hennessey Exorcist
Alex Morán

¡Sal de este cuerpo!

El Dodge Demon es una mala bestia, seguramente el muscle car más salvaje que jamás haya pisado la faz de la tierra… pero ese es un título una categoría que algunos no estaban dispuestos a que tuviera. Pongamos por ejemplo a los chicos de Hennessey, más que acostumbrados a reventar récords de velocidad y que poco después del nacimiento del Dodge anunciaron su contramedida: el Hennessey Exorcist.

VÍDEO: Así de bruto suena el nuevo Challenger SRT Demon

No se nos ocurre un nombre más apropiado para el modelo a exorcizar al demonio, ni una mejor base para desarrollarlo: un Chevrolet Camaro ZL1. De serie montaba un motor 6.2 LT4 V8 de 640 CV y 868 Nm de par máximo, cifras que palidecen al compararlas con los números alcanzados tras pasar por las manos del preparador: 1.000 CV y 1.310 Nm.

Así se transforma un Camaro ZL1 en el exorcista

Huelga decir que para conseguir tal aumento se ha llevado a cabo un trabajo intensivo, con un sistema de refrigeración revisado, un compresor más grande, una ECU reprogramada, un árbol de levas nuevo… Y para aguantar el incremento de potencia hubo que reforzar la caja de cambios. Ahora bien, el objetivo del Hennessey Exorcist era doblegar al Dodge Demon, ¿lo ha conseguido?

Hace menos de un mes consiguió alcanzar los 349 km/h en de velocidad máxima, pero sabemos que donde los estadounidenses dirimen sus diferencias en la recta del cuarto de milla. Allí el Demonio tiene un tiempo oficial de 9,65 segundos, una marca importante y difícil de batir… pero no imposible, puesto que el Exorcista ha conseguido devorar los 1.320 pies que lo forman en 9,57. Y no solo eso, también le ha dado lo suyo en el 0-60 mph, con 2,1 segundos en lugar de 2,3; y en el 0-100 mph, alcanzándolo en 4,7 segundos en vez de en 5,1. Lo sentimos, Dodge: el asfalto vuelve a ser terreno sagrado.

Imagen de perfil de Álex Morán

Redactor

Crecí viendo deportivos japoneses en los 90, los echo de menos y me decanto por los import nipones. El Nissan Fairlady Z 432 es mi amor platónico.

Lecturas recomendadas