Skip to main content

Noticia

Coches 4x4

Ford Kuga, ¿mejor diésel o gasolina?

Ford Kuga diésel o gasolina
¿Es mejor el Ford Kuga diésel o gasolina? Si estás pensando en comprar el SUV de Ford, probablemente te estés haciendo este tipo de preguntas.

Tres razones para comprar un coche diésel

La renovación del que fue el primer SUV de Ford para Europa en la época actual de los todocaminos llegó hace aproximadamente dos años, un restyling sobre la segunda generación que fue lanzada en el año 2013. Es uno de los pilares fundamentales de las ventas de la firma americana junto al Ford Focus y el Ford Fiesta y, si tu eres uno de los que está pensando en comprarlo, quizás te hayas hecho esta pregunta: ¿es mejor el Ford Kuga diésel o gasolina?

No te pierdas: Ford Kuga Trend 1.5 EcoBoost 120 CV: ¿es una buena opción?

En el segmento de los SUV de tamaño medio y completo, la elección de la motorización juega un papel fundamental por aspectos como el tamaño, el peso y el uso que vayamos a hacer del vehículo. Equipar un motor de poca potencia en un coche que vamos a utilizar asiduamente con cinco o siete pasajeros y algo de equipaje puede acabar suponiendo una falta de potencia evidente, mientras que un motor de gasolina de gran capacidad, podría terminar por hacer un gran agujero en nuestra economía personal.

Ford Kuga: ¿diésel o gasolina?

En primer lugar, analicemos las motorizaciones del Ford Kuga. La firma del óvalo azul ha dispuesto una gama de propulsores compuesta por seis unidades diferentes. Tenemos tres opciones de gasolina, todas ellas sobre la base del conocido motor 1.5 EcoBoost turbo con potencias de 120, 150 y 180 CV, así como un nivel de par de 240 Nm que es común en las tres motorizaciones. Los consumos medios homologados son de entre 6,2 y 7,4 litros a los 100 km.

Vídeo: Nuevo Ford Kuga 2016: mira como queda tras el facelift:

Por otro lado, Ford también ofrece propulsores diésel. El primero de ellos es un 1.5 TDCI de 120 CV con 270 Nm de par motor, seguido de una unidad de 2.0 litros TDCI con 150 y 180 CV, así como un nivel de par de 370 y 400 Nm, respectivamente, mientras que los consumos medios homologados oscilan entre los 4,4 y los 5,2 litros a los 100 km. También encontramos transmisiones manuales y automáticas de seis velocidades que envían la potencia bien al tren delantero o bien a un sistema de tracción a las cuatro ruedas, lo que también puede afectar al consumo tanto en el Ford Kuga gasolina como diésel.

También te diré que el Kuga es un SUV con 4.541 mm de longitud, 1.856 mm de anchura y 1.694 mm de altura, así como una distancia entre ejes de 2.690 mm. Se trata de un todocamino de tamaño medio que rivaliza con modelos como el Nissan Qashqai o el Peugeot 3008, entre otros muchos, y que registra pesos que van desde los 1.579 a los 1.716 kilogramos.

Conclusión

Entonces, con estos datos, ¿qué interesa más, diésel o gasolina? Las opciones más interesantes son las intermedias para un coche de sus características, es decir, el 1.5 EcoBoost de 150 CV (desde 23.200 euros) y el 2.0 TDCI de 150 CV (desde 26.240 euros). Por consumos, el diésel siempre va a salir victorioso, además de que el par, en este caso 370 Nm, favorecerá enormemente en recuperaciones o trabajando a plena carga. Mi recomendación es que, si no vas a hacer menos de 10.000-12.000 kilómetros anuales, puedes elegir el diésel. 

Si te encuentras en la franja de los 15.000 kilómetros anuales y tus desplazamientos por autovía son esporádico, aún podrás elegir el 1.5 EcoBoost, el cual, además, tiene un mantenimiento más asequible y pagarás menos impuestos y tasas en la ITV. La elección de transmisión y sistemas de tracción es una percepción personal, pero ambas mecánicas están disponibles con todas las opciones.

Todo sobre Ford

Acabados de Ford Kuga 2016 más populares:

Todo sobre Ford Kuga

Y además