Skip to main content

Noticia

El litro de diésel será hasta 15 céntimos más caro con la subida que planea Pedro Sánchez

Tienda gasolinera

La subida será escalonada y culminará dentro de cuatro años

El litro de diésel será hasta 15 céntimos más caro con la subida anunciada por Pedro Sánchez.

La equiparación de la fiscalidad del diésel ya venía recogida en los presupuestos alternativos presentados por el PSOE y también figuraba en una enmienda de los socialistas presentada a los Presupuestos Generales del Estado (PGE) para 2018 del Gobierno de Mariano Rajoy, que finalmente el nuevo Ejecutivo socialista ha decidido mantener.

No te pierdas: ¿Qué es más barato, el diésel o la gasolina?

A día de hoy, el impuesto especial de la gasolina es de 40,25 céntimos por litro, y el del gasóleo, de 30,7 céntimos. Con la subida anunciada por Pedro Sánchez el Gobierno calcula que podrá aumentar el ingreso de esta partida hasta en 2.100 millones de euros al año.

La subida será escalonada, durante cuatro años

Pero que nadie se asuste. Ni la medida es inminente ni se llevará a cabo de golpe (que nadie empiece a formar colas en las gasolineras para repostar antes de la subida). El PSOE pretende implementar esta medida de fiscalidad medioambiental "de forma escalonada" de ahora y en cuatro años.

Según ha explicado la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, la medida se aplicará consensuada con el Ministerio de Transición Ecológica. Montero rechazó cualquier afán recaudatorio de la iniciativa diciendo que se trata de una "fiscalidad medioambiental que busca evitar comportamiento agresivos con el medio ambiente".

Según publica el diario El Mundo, los 15 céntimos por litro de subida se repartirían (hablamos siempre en condicional porque la medida no está aprobada) entre un aumento del impuesto sobre hidrocarburos de 9,5 céntimos por litro -que igualará el recargo al que recae sobre la gasolina- y otro alza adicional de 4,8 céntimos por litro que pretende igualar a partir del 1 de enero de 2019 el impuesto autonómico sobre los carburantes en todas las regiones del país.

Con esta iniciativa, se pretende revertir una medida que se aprobó hace años ante la creencia de que el diésel era menos contaminante que la gasolina (emite menos CO2). Ahora son varias las medidas que quieren acabar con la hegemonía del gasóleo y, entre ellas, figura la subida del precio de este combustible hasta 15 céntimos por litro (ojo, el gasóleo bonificado queda libre de subida).

 

Lecturas recomendadas