Skip to main content

Noticia

Coche eléctrico

Fermín Soneira (Audi): "Habrá suficientes minerales para baterías, incluso se habla de obtenerlos de meteoritos"

Fermín Soneira (Audi)
Fermín Soneira, responsable de Línea de Producto de Vehículos Eléctricos de Audi AG

Soneira es, junto Xavier Ros, uno de los pocos españoles que ha llegado tan lejos en Audi y reporta directamente al CEO de Audi AG

Fermín Soneira. Puede que no te suene este nombre de nada, pero Fermín Soneira (Gijón, 1972) es uno de los llamados españoles por el mundo del automóvil que más lejos ha llegado. 

Soneira se crió al calor del taller mecánico de su padre, donde descubrió su amor por los coches y los motores. Comenzó a estudiar Ingeniería Industrial en Oviedo y la finalizó en Osnabrück (Alemania), desde donde entró directamente en Audi AG en el departamento de Desarrollo de Chasis.

De ahí pasó a Seat, donde estuvo en el Centro Técnico durante 12 años, para regresar en 2014 a la marca de los cuatro aros. Asumió la vicepresidencia de Marketing de Producto en 2016 y desde agosto de 2020 es responsable de Línea de Producto de Vehículos Eléctricos en Audi AG.

AUTO BILD aprovechó su paso por Madrid, donde recaló para recoger un premio, para hablar de automóviles, pero sobre todo de coches eléctricos.

¿Cómo ve el estado de la electrificación en España? ¿Qué frenos ve? 

Hay varios, pero el fundamental es el de la infraestructura, que es lo que hace acelerar el cambio o retrasarlo. Y ahí vamos un poco retrasados. Es verdad que se está haciendo mucho y yo creo que vamos a haber muchos cambios en los próximos dos años. 

Luego también hace falta que podamos suministrar todos los coches que nos demandan; la demanda es alta y ahora mismo tenemos problemas de suministro. 

¿Usted cree que que a nivel global y luego también concretamente en España, la gente de la calle asocia a Audi con una marca eléctrica o que está ya en camino de ser electrificada completamente? 

Sí, no sólo me lo creo, sino que tenemos los datos. Y nuestra evolución como marca es claramente un posicionamiento de marca eléctrica sostenible, de futuro, en transformación. Y la verdad es que la respuesta que estamos teniendo del mercado, de los clientes es muy, muy buena. 

Fermín Soneira Audi
Fermín Soneira, con operarios en una fábrica de Audi

Pero yo hablo no de los clientes, sino de la percepción en general. ¿Cómo se llega a convencer a las nuevas generaciones de que Audi tiene un producto que es mucho mejor que el de Tesla o marcas chinas de eléctricos, que no tienen la mochila de ser marca tradicional, de combustión? 

La mochila es un inconveniente y una ventaja, porque la mochila no es de piedras. Hay experiencia y marca y una red comercial que está en contacto con el cliente. Es verdad que han surgido nuevos competidores, marcas chinas que lo están haciendo muy bien y que están llegando muy rápido. El panorama está cambiando.

Es bueno que haya competencia, te hace mejorar lo que tenemos que tener muy claro hacia dónde vamos y como queremos posicionar como marca. Y tampoco volvernos locos porque otros hagan cosas distintas. 

Y ahí yo creo que sí que estamos acertando, estamos llegando a los clientes. Las generaciones nuevas tienen otras demandas, es verdad, pero Audi sigue siendo una marca premium con un buen diseño. Y los datos demuestran que no estamos perdiendo clientes jóvenes ni estamos quedándonos atrás como marca, sino que precisamente estamos apostando claramente por la nueva movilidad más rápido. 

¿Y cómo se le explica a alguien que por una parte hay una apuesta firme por la electromovilidad y al mismo tiempo Audi entra en la Fórmula 1 y, como Porsche, se apuesta ahora también por los e-fuels? ¿No es un contrasentido? ¿Cómo se combina esto?

Yo creo que se explica si se tiene en cuenta que la Fórmula 1 se va a transformar a partir del 2026 y tiene un objetivo claro de neutralidad de carbono en el 2030, por cierto, mucho antes que el sector en general, en 2030. 

 

La Fórmula 1 pretende ser neutra en carbono, que al final es el objetivo último, si hablamos de sostenibilidad. Si, además, tenemos en cuenta que la Fórmula 1 dentro de todo el mundo de la competición es claramente la punta de lanza, lo que más prioridad tiene, lo que más repercusión tiene, creo que es el momento perfecto para entrar. Tiene sentido. 

Los combustibles sintéticos van a tener su nicho de mercado también en los coches tradicionales. A título personal, que Audi entre la Fórmula 1 me encanta, porque me gusta mucho la competición y, además, creo que tiene mucho mérito que apostemos por desarrollar nuestra propia tecnología. No vamos a patrocinar solamente un equipo, sino que vamos a desarrollar el nuestro. 

No lo pongo en duda. Como aficionado, la verdad, me alegra enormemente. Pero, claro, me choca viniendo como venía Audi de la Fórmula E... 

La pregunta es lógica porque la hace más gente. Yo creo que tenemos que explicarlo bien. Al final no va solo de movilidad. Es decir, tampoco alguien dice que todo lo demás no puede existir y que no tiene sentido, que sólo tiene sentido la seguridad. Audi no participaría en la Fórmula 1 si no tuviera un objetivo de ser neutros en carbono.

Porque entonces no podemos decir que vamos a la comunidad por eso y luego jugar en la competición con otras reglas. Pero ese es el objetivo: los f1 van a estar más electrificados, no van a ser 100% eléctricos, pero van a estar más electrificados que hoy. Pues igual que hemos participado en el Dakar el año pasado, este año con un coche electrificado. Son pasos en el camino correcto. 

Carlos Sainz Audi Dakar 2022
El coche de Audi del Dakar 2022
Audi

¿Cómo intentaría convencer a una persona de la vieja escuela que ha estado toda su vida con un motor de combustión interna a pasarse a la electrificación? 

Soy de la vieja escuela o era de la vieja escuela en la que mi padre tenía un taller mecánico y crecí oliendo a gasolina. Me encantan los motores. Fue el motivo por el que me dediqué al automóvil, porque me encantaban esas máquinas y cómo funcionaban. Y me siguen gustando, pero tengo muy claro ya desde hace unos años que el futuro es eléctrico o no será. 

Y porque, además, me divierto mucho haciéndolo por tres motivos y ahí voy a la respuesta de que intentaría hacerlo. Primero, dar la oportunidad a la vieja escuela a que conduzca eléctrico, y sé que hay muchos clichés. El vehículo eléctrico es más divertido que conducir un coche de combustión, porque al final lo que más notamos en la conducción es la aceleración longitudinal.

Si has tenido oportunidad de probar un Audi e-tron GT sabes que es impresionante, muy divertido, o sea que se cae el cliché de que un eléctrico no es divertido de conducir. Lo segundo es que si metemos en el coste total del coche y el gasto diario y el coste de mantenimiento, resulta que es más económico; depende del país, las ayudas y demás, pero general, vamos a decir por lo menos es igual. 

Prueba Audi e-tron GT
Audi e-tron GT

Lo tercero es que cuando conduces un coche eléctrico te das cuenta cómo cambia la cosa cuando aparece la infraestructura. Yo conduzco en Alemania desde hace tres o cuatro años coches eléctricos. Siempre comento que al principio los primeros meses era estresante, tenía que planificar muy bien mi ruta, no sabía muy bien si el cargador funcionaría o no, era estresante. Eso cambió en dos años. 

Además casi siempre cargo en el trabajo, en casa y casi nunca en la carretera; solo cuando hago un viaje muy largo, que es un par de veces al año. Hay factores racionales que se pueden poner en una tablita, pero los superas cuando conduces y, de hecho, quien compra y conduce un eléctrico no da marcha atrás. Se queda con el eléctrico. 

Claro. Pero ahí hay también otro factor que es ahora mismo: el económico. Y de entrada, un eléctrico es entre un 20% y un 30% más caro que un modelo equivalente de combustión interna... 

Tanto como un 30%, no; un 20%. Depende del modelo de IVA, pero sí que es verdad. Claro que es un freno, y la situación en general es muy difícil y hay muchas noticias de que el mundo parece que se ha vuelto un poco loco. Hay que mirar un poco más a largo plazo. Estas cosas también van a pasar, esperemos. 

Pero hay más cosas. Una que es inevitable: estoy convencido de que el cambio climático es una realidad. Y si no lo paramos, va a ser un drama económico igual. Y todos tenemos una responsabilidad. Si hay que renunciar a algo por solucionar un problema tan grande, a lo mejor hay que hacerlo. Pero es que, además, no hace falta renunciar a los productos. 

Por eso la industria se ha puesto las pilas. Nos hemos hecho muy competitivos con el coche eléctrico y la gente que lo conduce lo disfruta mucho. El precio es una barrera. A lo mejor una solución a veces es ir a un segmento inferior. Seguro que me das la razón, que no tiene nada que ver un Golf de hace 15 años con un Golf de ahora.

Prueba Audi Q4 e-tron Madrid
El Audi Q4 e-tron en movimiento

Un Audi Q4 e-tron tiene el mismo espacio interior que en un Q7. La gente que conduce un coche eléctrico que tiene la oportunidad, no da marcha atrás. Y en España vamos a ver cómo se desarrolla la infraestructura, y seguramente nos sentemos en tres años y vemos cómo están los números. Y verás que la cosa ha cambiado bastante rápido para bien. 

¿Cree que para entonces habrá suficientes minerales para alimentar todas las baterías? 

Sí, sí que los va a haber. Primero, porque nuestra previsión es a largo plazo. Nos aseguramos la cadena de suministro. Piensa que el grupo VW va invertir en cinco o seis plantas de baterías en Europa. La más reciente que se ha comunicado, ya lo sabes, es la de Sagunto, en España.

No montamos una fábrica de baterías sin saber si contamos con minerales o no hay capacidad asegurada. Pero es que, además de eso, yo creo que va a haber un desarrollo tecnológico también. Siempre digo que hace muchos años se decía que el petróleo desaparecía y se siguen encontrando yacimientos. Se acabará algún día. Pero el ser humano es capaz de desarrollar muchas tecnologías nuevas. 

Se escucha a veces, incluso, de obtener materiales raros para baterías a partir de meteoritos. Encontraremos soluciones al problema. 

Y además