Logo Autobild.es

Los errores más comunes a la hora de camperizar una furgoneta

camperizar una furgoneta

¿Cuáles son los errores más comunes a la hora de camperizar una furgoneta? Por lo general, este tipo de proyectos son más complicados de lo que parecen y requieren de la máxima atención por los detalles si luego no quieres arrepentirte.

Camperizar una furgoneta es la opción “low cost” dentro del mundo del caravaning. No me malinterpretes. Salvo que seas un manitas y puedas afrontar todos los desafíos de un proyecto de camperización, deberás contar con tiempo suficiente y un holgado presupuesto si quieres cumplir con todos tus objetivos.

Para ahorrarte dinero y quebraderos de cabeza, en este artículo va a encontrar los errores más comunes que se cometen a la hora de camperizar una furgoneta. Por lo general no son errores fatales, pero si caes en alguno de ellos tendrás que deshacer parte del trabajo realizado, invertir más tiempo o incluso parar el proyecto una temporada antes de volver a emprenderlo.

furgonetas segunda mano camperizar

Los errores más comunes a la hora de camperizar una furgoneta

No elegir la furgoneta correcta

Uno de los errores más comunes es no elegir la furgoneta correcta. Comprarla de segunda mano suele ser la opción más inteligente si quieres ahorrar parte de tu presupuesto para la camperización. Sin embargo, hay diferentes tamaños de furgoneta y decantarte por una demasiado pequeña es un error tan grave como elegir una muy grande.

Si la furgoneta es demasiado compacta, el equipamiento interior será más limitado por cuestiones de espacio. Si eliges una furgoneta grande, tendrás más espacio y podrás instalar más componentes en el interior, pero deberás invertir más dinero en la compra del vehículo (son más caras) y en ese equipamiento adicional.

Sin límite de presupuesto

No, tener un presupuesto ilimitado no es un problema. Lo que sí es un fallo grave es no determinar un presupuesto límite antes de acometer el proyecto de camperizar una furgoneta. Fijar un máximo de dinero para invertir en el vehículo te permitirá ser más eficiente y recurrir solo a ese equipamiento estrictamente necesario.

Tener un límite de dinero para invertir en la furgoneta camper es algo positivo desde un punto de vista económico. Saber hasta dónde puedes llegar significa que no gastarás más dinero del que debes y no generarás ningún tipo de deuda que luego se vuelva complicado de pagar.

Dejarse llevar por el equipamiento extra

Muy ligado con el punto anterior es el de dejarse llevar por el equipamiento extra. Hay que tener muy claro qué necesitas y qué no te va a hacer falta en tu furgoneta camperizada. En este mundillo puedes instalar de todo, desde muebles personalizados a placas fotovoltaicas, baterías auxiliares, calefacción y aire acondicionado o incluso conexión Wi-Fi.

Debes tener en cuenta que el presupuesto puede ser un impedimento a la hora de instalar este tipo de accesorios extra en tu furgoneta. Por eso, deja este tipo de compras para el final, cuando la camper van ya esté terminada y así sabrás qué puedes y debes instalar, y a qué es mejor renunciar por el bien de tu salud económica.

Olvidar el aislamiento

Tanto la temperatura como el ruido son elementos que te impedirán descansar adecuadamente en el interior de tu furgoneta camper. Por eso es importante instalar un aislamiento adecuado que proteja la cabina de sonidos no deseados, y del frío durante el invierno y el calor del verano.

Esto es algo que agradecerás desde el primer día de viaje con tu furgoneta camper. Porque de nada sirve una escapada para desconectar en la naturaleza si no vas a poder descansar. Elige un material aislante de calidad y no escatimes en gastos en esta parte de proyecto de camperizar una furgoneta.

No homologar la conversión

Por último, el quinto error más común a la hora de camperizar una furgoneta tiene que ver con la homologación final. Debes saber que solo en contadas ocasiones no es necesario acudir a la ITV para obtener la homologación del proyecto, por lo que casi la totalidad de las camperizaciones deben pasar por este proceso.

Recuerda que no solo te permitirá viajar de forma legal con tu furgoneta camper, sino que también es una forma efectiva de certificar que todas las instalaciones, especialmente la de fontanería y electricidad, se ha realizado adecuadamente, y que no existe ningún tipo de riesgo para tu seguridad y la de los que viajen contigo.

Conoce cómo trabajamos en Autobild.

Etiquetas: Coches camperizados