Logo Autobild.es

Elon Musk se reía en 2011 de esta marca, y ahora es ella la que le da sopas con ondas

Elon Musk
Foto del redactor David LópezFoto del redactor David López

Una década da para mucho.

Lo malo de internet es que, más que nunca, prácticamente todo lo que se hace o lo que se dice queda grabado en algún sitio y la hemeroteca es más accesible de lo que ha sido en toda la historia. Es por eso que a cualquiera pueden recordarle algo, como ha ocurrido con Elon Musk, de quien Bloomberg ha sacado a la luz unas declaraciones que no han envejecido nada bien.

Pongámonos en contexto. Era 2011 y Tesla no era para nada como es hoy en día, solo se había lanzado el Roadster y el Tesla Model S solo había visto la luz como prototipo. Podría decirse que por aquel entonces la compañía todavía era un proyecto de futuro, pero uno en el que Musk creía firmemente.

Hasta tal punto llegaba la situación que, incluso en esa tesitura, cuando fue pregunta por la china BYD, su reacción fue la siguiente:

El CEO de Tesla directamente se echó a reír cuando se mencionó a la compañía asiática y, cuando se le preguntó a que se debía esa risa, contestó con un directo: “¿Has visto su coche?”.

A eso añadió que no creía que tuvieran un buen producto, que no lo consideraba muy atractivo, la tecnología que empleaba no era particularmente fuerte y concluyó diciendo que BYD tenía problemas severos en su país natal, China. 

Es posible que en su momento no le faltara razón, pero el tiempo pasa para todos y es fácil ver que BYD ha sabido aprovechar el tiempo muy bien, mejorando considerablemente sus productos y ampliando los mercados en los que está presente, habiendo lanzado sus dos primeras oleadas de productos en Europa.

 

Y es que esa compañía de la que Musk se reía hace poco más de una década, ahora le está pisando los talones y está dispuesta a “comerle la tostada” en cuanto pueda, como se dice coloquialmente.

La evolución de ventas de ambas marcas ha sido más o menos paralela en los últimos tres años, con Tesla teniendo una caída en segundo trimestre de 2022 y BYD haciendo lo propio en el primero de 2023.

La firma china empezaba 2021 con una desventaja considerable, comercializando menos de 39.000 coches eléctricos, por los casi 185.000 que colocó en el mercado su rival.

La trayectoria de ambas compañías ha sido claramente ascendente, pero BYD ha recortado la diferencia hasta prácticamente hacerla inexistente: menos de 4.000 coches separaron a ambas en el tercer trimestre de 2023, 431.000 para la primera y 435.000 para la estadounidense.

Los datos finales del año han colocado a BYD con 1,57 millones de coches eléctricos vendidos, mientras que Tesla comercializó 1,8 millones.

Ésta va en cabeza, pero solo por los pelos, y parece que el cerco va a estrecharse todavía más en 2024. Los analistas proyectan que Tesla generará 114.000 millones de dólares en ventas, mientas que BYD alcanzará los 112.000.

Actualmente Elon Musk es muy consciente de que la situación no es la misma y ya contestó en ‘X’, anteriormente conocido como Twitter, el pasado mes de mayo, cuando le sacaron a la luz el tema. 

En esta ocasión el CEO fue bastante más prudente y señaló lo obvio, que esas declaraciones las hizo hace muchos años y que ahora BYD hace vehículos que son altamente competitivos.

Conoce cómo trabajamos en Autobild.